12 de mayo de 2006

C.Viena.- Morales dice que no pretendió acusar a España de incumplir compromisos y confía en una negociación fluida

Zapatero mantiene un encuentro de 45 minutos con el presidente boliviano en Viena

VIENA, 12 May. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, hizo llegar hoy una carta al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, en la que afirma que no acusó al Gobierno español de incumplir sus compromisos en materia de ayuda, al tiempo que espera una relación fluida en la negociación entre las empresas españolas y el Gobierno boliviano, en lo relativo a la nacionalización de los hidrocarburos, según anunció hoy en rueda de prensa el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, que señaló que en la misiva Morales explica "el verdadero sentido" de sus declaraciones.

"Nunca acusamos al Gobierno de España de incumplir sus compromisos con Bolivia', como señalan algunas notas de prensa, y que lo manifestado por mi persona estuvo en el marco de la esperanza de que los ofrecimientos de vuestro Gobierno puedan ser una pronta realidad", dice textualmente la carta, que fue entregada hoy a Moratinos para que éste se la diera a Zapatero. El jefe del Ejecutivo acaba de mantener un encuentro de tres cuartos de hora de duración con Evo Morales, en el marco de la Cumbre UE-América Latina y Caribe que se celebra en Viena.

Moraleda destacó que la carta "es suficientemente expresiva como para volver a tomar la negociación como el mejor vehículo para la resolución de los conflictos, para comprender las exigencias y los planteamientos, llegado el caso de Bolivia, pero también para hacer entender a Bolivia los planteamientos defendidos por el Gobierno español" y expresó "confianza en el diálogo y la cooperación frente a la confrontación", refiriéndose a la cuestión de la nacionalización de los hidrocarburos.

La misiva de Morales, fechada ayer, estaba destinada a responder a una carta del ministro Moratinos, enviada a su vez el pasado 8 de mayo y, según se deduce de las palabras del presidente boliviano, centrada en la nacionalización de los hidrocarburos y las necesarias negociaciones con Repsol como empresa afectada. Sin embargo, tras las declaraciones realizadas ayer por Morales, se ha añadido a la carta un párrafo respecto a estas declaraciones y al papel de los medios: "En cuanto al manejo de la información en los medios de comunicación, coincidimos en que hay que tener un manejo adecuado que permita avanzar hacia los resultados esperados", dice.

Moraleda confirmó que el Gobierno español ya manejaba anoche un "borrador" de esta carta, aunque la definitiva no se entregó hasta esta mañana. La prensa argentina relataba hoy que durante la cena de gala a la que asistieron anoche los jefes de Estado y Gobierno y los ministros de Exteriores, el jefe de la Diplomacia boliviana, David Choquehuanca, se acercó a Moratinos y le entregó "un papel". El Gobierno no ha precisado si hizo alguna gestión informal para que se incluyera en la carta la cuestión de las declaraciones de Morales.

Sobre las negociaciones petroleras, la carta expresa el "sincero reconocimiento" por el "respeto que el Gobierno de España otorga a aquellas decisiones políticas adoptadas por Gobiernos soberanos y democráticamente elegidos" y dice que, como España, Bolivia quiere que el plazo de 180 días dado a las empresas para renegociar los contratos sirva para que exista "una verdadera y duradera seguridad jurídica para las empresas".

Además, Morales afirma estar "totalmente de acuerdo" con el Gobierno español en que la negociación debe tener un "carácter bilateral entre las empresas extranjeras y el Estado boliviano" y añade que en ese marco ve como algo "muy positivo el acompañamiento del Gobierno de España". Para un "fluido relacionamiento", prosigue, el Gobierno boliviano dará a conocer "próximamente" la persona de contacto por parte boliviana para estas negociaciones.

Por ultimo, el presidente expresa su "profundo reconocimiento y agradecimiento por la valiosa, importante y creciente cooperación" del Gobierno español a Bolivia y por su "voluntad" de profundizar las relaciones "amistosas de cooperación" y su disposición para reforzar la relación de Bolivia con la UE.