13 de mayo de 2006

C.Viena.- Morales subraya que 'Lula' es su "aliado" y deja a la comisión ministerial la negociación del precio del gas

VIENA, 13 May. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, quiso hoy dejar atrás los malentendidos con Brasil subrayando que su presidente, Luis Ignacio 'Lula' da Silva, es su "aliado" como país y como presidente, y recalcó que las cuestiones relativas a la nacionalización de los hidrocarburos bolivianos, especialmente el aumento el precio del gas exportado a Brasil, están en manos de la comisión binacional.

Los dos presidentes se reunieron hoy durante más de una hora en un hotel de Viena, un día después de la IV Cumbre UE-América Latina y Caribe y a la salida Morales achacó a "algunos medios de comunicación" que "buscan la confrontación" sus malentendidos con Brasil en los días de la Cumbre. "Quieren confrontarnos pero no van a poder", dijo. Morales expresó su interés en viajar pronto a Brasil y en que 'Lula' viaje a Bolivia, aunque de momento lo hará el ministro de Exteriores brasileño, Celso Amorim.

Respecto a la nacionalización de los hidrocarburos, se limitó a señalar que "hay una comisión de ministros de hidrocarburos que están trabajando e informarán oportunamente a los presidentes sobre este tema de los volúmenes de exportación". "Tenemos mucho interés en aumentar los volúmenes de exportación a Brasil y a otros países, y también es importante el tema del precio, pero eso está en manos de la comisión técnica", dijo Morales, agregando sin embargo que el precio debe fijarse "racionalmente", de manera que "beneficie a Brasil y beneficie a Bolivia.

Amorim, por su parte, recalcó que en el encuentro "ha quedado claro" que "las cosas tienen que resolverse con el diálogo y sin amenazas". "Con ese espíritu vamos a trabajar y a defender los intereses de Petrobras", declaró. "Respetamos los intereses de Bolivia", prosiguió Amorim, y además hay "muchos otros intereses de cooperación entre Bolivia y Brasil que se van a tratar en un clima de diálogo".

"Vamos a dejar de lado los malentendidos, hay una comisión bilateral, a la daremos todo el apoyo como Gobierno brasileño. Hoy no entramos en la discusión específica sobre cómo será la solución de cada tema, lo que sí se dejó claro es que todos los temas serán discutidos, con negociación, con diálogo, sin imposición, sin unilateralismo y con base en los documentos firmados", agregó el jefe de la Diplomacia brasileña.

Amorim aseguró que el clima de la reunión fue "relajado" y restó importancia a las acusaciones lanzadas por Morales contra Petrobras el pasado jueves, nada más llegar a Viena. En este sentido, dio por buenas y "consistentes" las explicaciones dadas ayer por el presidente boliviano, dejando claro que no habrá "expulsión" de la petrolera brasileña.