12 de mayo de 2006

C.Viena.-Un tribunal alternativo condena a empresas europeas por violaciones de DDHH y medioambientales en Latinoamérica

VIENA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Permanente de los Pueblos condenó hoy en Viena a las multinacionales europeas presentes en América Latina por violaciones de Derechos Humanos, económicos y medioambientales, después de dos días de dos días de deliberaciones en la cumbre alternativa 'Enlazando Alternativas' que tiene lugar en la capital austriaca en paralelo a la IV Cumbre Unión Europea - América Latina y el Caribe.

"Nos han convencido de que las transnacionales europeas que están presentes en la región cometen injusticias legales y morales diariamente. De hecho, se han presentado sobradas evidencias de que esas empresas han abusado de los derechos sociales, humanos, culturales y laborales de muchos de sus trabajadores"; afirmó el profesor alemán Elmar Altvater, presidente del citado tribunal.

El tribunal alternativo, formado por diez personas, condenó por "mala práctica en relación con el agua, la tierra, la alimentación, los estándares laborales, los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras, destrucción ecológica y derechos civiles", tras escuchar durante dos días casos en los que están implicados una treintena de empresas, muchas de ellas españolas.

Además, el tribunal hizo un llamamiento a los gobiernos y a las instituciones financieras internacionales a compartir la culpa y la responsabilidad por estos abusos. "Las empresas no son responsables en solitario por esta situación. También recae en los gobiernos y en la Unión Europea para permitirles aplicar estándares inferiores a los establecidos en Europa", añadió.

Susan George, del Instituto Transnacional que también formó parte del jurado, consideró que las desigualdades entre el Norte y el Sur siguen aumentando, mientras las compañías multinacionales siguen haciéndose con el control de las industrias de los países a los que llegan sin contemplar las necesidades de la población, que sufren por la falta de empleo.

"Los pueblos indígenas son diezmados y sus culturas destruidas, y las mujeres soportan una carga especialmente elevada y pagan un precio demasiado alto. Por todas estas razones, demandamos que los gobiernos europeos toman responsabilidad para sus empresas y cesen su apoyo a actividades depredadoras en Iberoamérica. Leyes aplicables que protejan las personas y el ambiente debe ser su meta", concluyó.