6 de agosto de 2009

Dato pedidos subsidio desempleo aumenta esperanzas EEUU

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters/EP) - El número de trabajadores estadounidenses despedidos que pidieron por primera vez el seguro de desempleo bajó abruptamente la última semana, generando esperanzas de que el frágil mercado laboral esté recuperándose, con una estabilización más amplia de la economía.

Las solicitudes iniciales para recibir los beneficios del seguro estatal de desempleo bajaron en 38.000 para una cifra ajustada estacionalmente de 550.000 en la semana terminada el 1 de agosto, frente a 588.000 en la semana anterior, dijo el Departamento de Trabajo.

Analistas consultados por Reuters esperaban que las nuevas solicitudes cayeran a 580.000 la semana anterior desde el dato preliminar de 584.000.

En una señal de que la tendencia en el ritmo de despidos se modera, el promedio móvil de cuatro semanas de nuevas solicitudes del seguro de desempleo cayó en 4.750 para un total de 555.250 en la semana terminada el 1 de agosto.

El promedio móvil de cuatro semanas es considerado una mejor medición de la tendencia subyacente del mercado laboral porque elimina la volatilidad del dato semana a semana. El promedio móvil ha caído en seis semanas consecutivas.

Sin embargo, el número de personas que permaneció recibiendo el beneficio tras retirar la primera semana subió en 69.000 para un total de 6,31 millones en la semana terminada el 25 de julio, última fecha para la cual hay datos disponibles.

El reporte se conoció tras unos datos del miércoles que mostraron números profundos de recortes de empleos del sector privado y del declive del empleo no manufacturero en julio, pero los economistas dijeron que el informe del jueves restauró el optimismo de que el mercado laboral comience a sanar.

"El mercado laboral estadounidense está en recuperación. Esto corrobora nuestra opinión de que el ritmo de despidos se ha moderado notablemente", dijo Harm Bandholz, economista de Unicredit Markets & Investment Banking en Nueva York.

No obstante, la principal asesora económica de la Casa Blanca, Christina Romer, advirtió que la recuperación económica será dolorosa y que el muy esperado reporte oficial del viernes sobre el desempleo de julio mostrará que se perdieron cientos de miles de puestos de trabajo.

Las acciones estadounidenses abrieron al alza pero la mejora de la confianza por el dato de solicitudes de desempleo se disipó rápidamente porque las acciones biotecnológicas caían tras una rebaja en la recomendación para Celgene Corp.

La deuda pública de Estados Unidos recuperaba las caídas previas para negociarse sin cambios desde los niveles del miércoles.

Según analistas, los datos del seguro de desempleo podrían haber indicado que se modera la recesión, que ya lleva 20 meses.

"Las solicitudes son otra señal de que la recesión podría haber quedado detrás de nosotros", dijo Kevin Flanagan, estratega de ingresos fijos con Global Wealth Management, Morgan Stanley en Purchase, Nueva York.

"Soy optimista de que la recuperación está en proceso de comenzar, pero necesitaría ver una continua mejora en las solicitudes para que caigan (por debajo) del nivel de 500.000 antes de que el consumidor esté dispuesto a vincularse y ser parte de la recuperación", agregó.

Un sondeo de Reuters indica que 320.000 trabajadores perdieron sus empleos el mes pasado, una mejora frente a los 467.000 puestos de trabajo eliminados en junio. Sería la cifra más baja en cualquier mes desde septiembre, cuando los empleadores eliminaron 321.000 empleos.

Pero se espera que la tasa de desempleo suba a 9,6 por ciento -la más alta desde junio de 1983- desde un 9,5 por ciento en junio, ya que los empleadores siguen renuentes a contratar personal debido a la restringida demanda.

Romer, quien dirige el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, dijo el jueves que el programa de estímulo del Gobierno por 787.000 millones de dólares estabiliza a la economía a pesar de unas pérdidas de empleos "inaceptables" que podrían continuar por algún tiempo.

"Desafortunadamente, incluso cuando el PIB (producto interno bruto) comience a crecer, probablemente tomará más para que el empleo deje de caer y comience a crecer", agregó.

El jueves, algunos minoristas de Estados Unidos reportaron declives de ventas para julio que no fueron tan agudos como se preveía, aunque otra categoría de ventas, las "ventas mismas tiendas", probablemente bajen por undécimo mes seguido.