28 de noviembre de 2011

Defensa niega que el Ejército realizara operaciones de rescate en la zona donde murieron los secuestrados de las FARC

BOGOTÁ, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ejército no estaba realizando operaciones de rescate en la zona donde murieron el fin de semana cuatro uniformados en poder de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha aclarado este lunes el ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

La muerte de los cuatro secuestrados provocó en Colombia una gran cantidad de críticas al Gobierno de Juan Manuel Santos por arriesgar la vida de los oficiales con un operativo militar. Ante estos rumores, las fuerzas de seguridad han insistido en que los enfrentamientos se produjeron cuando los soldados se toparon con un grupo de guerrilleros.

Los hechos ocurrieron concretamente en la zona de Solano, en el departamento de Caquetá (sur), donde estaba ubicado un puesto del frente 63 de las FARC. Los guerrilleros estaban custodiando a cinco militares y policías cuando se acercaron los soldados que realizaban únicamente una "operación de búsqueda y localización", ha subrayado Pinzón, en declaraciones a la emisora RCN.

Desde hace mes y medio, el Ejército tenía información de que rebeldes del frente 63 de las FARC estaban asentados en el sureste de Caquetá. "Se decía que existía la posibilidad de que tuvieran secuestrados en su poder y se decidió hacer una operación para localizar esa estructura", ha explicado.

Los soldados estuvieron explorando la zona durante más de 40 días, ha comentado el ministro, pero "nunca lograron visualizar a los secuestrados y nunca encontraron algún campamento donde ellos se encontraran", por tanto, decidieron replegar las tropas.

Cuando estaban en ese proceso, los militares decidieron seguir unas huellas que revelaban que un numeroso grupo de personas había recorrido el lugar poco antes. No fue hasta el pasado sábado cuando se vieron cara a cara con los rebeldes del frente 63.

"Se presentan disparos, una escaramuza, minutos después encuentran a una guerrillera a quien capturan" y que confirma que el frente 63 tiene en su poder a cinco secuestrados. "Posteriormente, encuentran los cadáveres de los cuatro secuestrados", ha precisado.

Las primeras versiones indican que los subversivos, al verse acorralados, decidieron ejecutar al cabo Libio Martínez, el teniente Elkin Hernández Rivas, el coronel Édgar Yesid Duarte Valero y el intendente Álvaro Moreno. El único superviviente es el sargento Luis Alberto Erazo, quien se escondió durante más de siete horas antes de ser rescatado por el Ejército.

Pinzón ha aclarado que no se produjo "ningún error" en el operativo militar. "Las tropas del Ejército actuaron en la línea de lo que debían que hacer, ahí lo que hay es un asesinato" perpetrado por las FARC, ha denunciado.

La muerte de estos cuatro oficiales --todos ellos secuestrados hace más de una década-- ha levantado una ola de repudia en Colombia y la comunidad internacional. La ONU y la Organización de los Estados Americanos (OEA), así como la Santa Sede, han pedido a las FARC el cese de la violencia.