26 de julio de 2009

Demócratas buscan voto republicano para reforma salud en EEUU

Por John Whitesides

WASHINGTON (Reuters/EP) - Los demócratas del Senado no podrán implementar la reforma de salud sin apoyo republicano, afirmó el domingo un importante legislador del partido gobernante en Estados Unidos, pese a que un portavoz de la Casa Blanca dijo estar confiado en que la ley se aprobará este año.

El demócrata Kent Conrad, un actor clave en las negociaciones bipartidistas del Comité de Finanzas del Senado sobre asistencia de salud, se negó a pronosticar si el panel será capaz de aprobar un proyecto de ley antes del receso del Senado del 7 de agosto.

"No están los votos para que los demócratas hagan esto de nuestro lado del pasillo. No es posible y quizás ni siquiera deseable", dijo Conrad en el programa "This Week" de la cadena ABC.

"Vamos a terminar cuando hayamos terminado. Vamos a hacer todo lo que podamos para hacerlo bien", manifestó.

La iniciativa del presidente Barack Obama para la reforma de salud se ha estancado en el Senado y la Cámara de Representantes, ambos controlados por demócratas, en medio de duras críticas sobre el costo, alcance y financiamiento de la propuesta de más de 1 billón de dólares.

La medida está en peligro de fracasar en la Cámara de Representantes por disputas entre demócratas sobre el control de los gastos, mientras los republicanos de ambas cámaras han criticado el proyecto por considerarlo un costoso primer paso para una adquisición del Gobierno de la asistencia sanitaria.

Líderes demócratas del Senado de 100 miembros, donde el partido tiene una mayoría de 60 votos, reconocen que no pueden cumplir la fecha límite de Obama para aprobar una versión inicial de la medida antes del receso del verano boreal.

La fecha límite también parece estar en serio peligro en la Cámara de Representantes.

Sin embargo, el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo a Fox News Sunday que la prueba clave de la legislación estaba relacionada con los avances que está mostrando.

"Creemos estar encaminados para obtener una amplia reforma de salud en el otoño (boreal)", dijo Gibbs. "Tenemos cerca del 80 por ciento de acuerdo, aún estamos trabajando en el último 20 por ciento", señaló.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, reiteró su pronóstico de que el proyecto de ley de salud será aprobado en última instancia, pero no indicó cuánto tiempo llevará el proceso en el Parlamento.

"Cuando llevemos este proyecto de ley a votación, ganará", dijo al programa "State of the Union" de la cadena CNN. "Esto ocurrirá", sostuvo.

Obama ha descrito la reforma a la salud, su mayor prioridad a nivel doméstico, como una medida crucial para la estabilidad a largo plazo de la economía estadounidense.

Según el mandatario, el proyecto controlaría los altos costos del sistema, brindaría una justa competencia entre compañías de seguros de salud y daría cobertura a buena parte de los 46 millones de estadounidenses que no cuentan con un plan de atención médica.