23 de abril de 2015

La detención de cuatro 'narcos' siembra de nuevo el caos en Tamaulipas

La detención de cuatro 'narcos' siembra de nuevo el caos en Tamaulipas
REUTERS

   MÉXICO DF, 23 Abr. (Reuters/EP) 

   La detención de cuatro presuntos narcotraficantes ha sembrado de nuevo el caos en el estado de Tamaulipas, en el norte de México, que se ha visto afectado por tiroteos, bloqueos a calles y carreteras e incendio de vehículos, según han informado autoridades y ciudadanos a través de redes sociales. Estos sucesos han dejado, al menos, dos víctimas mortales.

   Los detenidos, cuya identidad aún no está clara, pertenecen al cártel del Golfo, una de las organizaciones 'narcos' más antiguas, relacionada con el transporte de narcóticos hacia Estados Unidos, el secuestro y el tráfico de inmigrantes.

   Las fuerzas federales ejecutaron los arrestos en el puerto de la ciudad de Tampico. Como reacción, sicarios incendiaron vehículos y los dejaron atravesados en varias carreteras, tal como ocurrió el viernes pasado en la ciudad de Reynosa, al norte del estado y sobre la frontera con Estados Unidos.

   "Tuvimos bloqueos en el municipio de Altamira (cercano a Tampico). Ellos (los grupos de la delincuencia organizada) están en la postura de intimidar al Gobierno", ha explicado a Reuters una fuente del gobierno estatal que prefirió el anonimato.

   Durante los tiroteos han muerto dos civiles, ha agregado la misma fuente, aunque no está claro si eran sicarios intentando rescatar a los detenidos o víctimas del fuego cruzado.

   Tamaulipas ha sido escenario de los peores episodios de la guerra contra los cárteles de las drogas en México. En 2010 y 2011 los Zetas, que surgieron como brazo armado del cártel del Golfo, masacraron en dos episodios a casi 300 inmigrantes, en su mayoría centroamericanos, en busca de afirmar su poder en el negocio de tráfico de personas.

   Después de estos ataques, el Gobierno comenzó una ofensiva contra los Zetas y su ahora rival, el cártel del Golfo, capturando o matando a sus principales líderes, lo que ha llevado a luchas internas en ambos grupos por encabezar estas organizaciones criminales.