14 de julio de 2009

Doce asesinados en occidente de México eran policías federales

MEXICO DF (Reuters/EP) - Los cadáveres de 11 hombres y una mujer hallados en un paraje del estado de Michoacán, en México, pertenecían a policías federales asesinados por un violento cártel de la zona en venganza por la captura de uno de sus líderes, informaron el martes las autoridades.

Los policías realizaban tareas de inteligencia en una zona llamada Tierra Caliente, en Michoacán, donde opera "La Familia Michoacana", un cártel de las drogas escindido del Cártel del Golfo, cuyo poder se extiende por el oriente del país y que lideró el extraditado Osiel Cárdenas.

El mismo lunes, cuando fueron hallados los cadáveres, las autoridades detuvieron a Francisco "el Chivo" Frías, un líder de sicarios, quien señaló que después del arresto el viernes de Arnoldo "La Minsa" Rueda, uno de los líderes operativos del cártel, tomó su lugar Servando "la Tuta" Gómez.

Gómez "asumió el control operativo" del cártel "y fue quien ordenó los ataques a las instalaciones de la Policía Federal, así como la muerte de los policías federales", dijo Monte Alejandro Rubido, secretario técnico del Sistema Nacional de Seguridad Pública, organismo que reúne a varias autoridades.

Durante el fin de semana, poco después de la captura de Rueda, varias estaciones de la policía federal recibieron ataques con disparos y armas de fuego en los que murieron dos oficiales en un rebrote de la violencia en el estado, de donde es oriundo el presidente Felipe Calderón.

Calderón tiene desplegados a unos 45,000 militares y miles de policías federales para combatir a las bandas del narcotráfico en todo el país, sobre todo en la frontera con Estados Unidos, pero la violencia no cesa.

La ola de violencia generada de la disputa de poder entre diferentes cárteles y de éstos contra las autoridades que intentan contenerlos ha dejado más de 12,300 muertos desde diciembre del 2006, cuando asumió Calderón.