4 de abril de 2012

Dos de los liberados por las FARC escaparon pero fueron capturados

Dos de los liberados por las FARC escaparon pero fueron capturados
REUTERS

BOGOTÁ, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Dos de los seis policías que, junto a cuatro militares, fueron  liberados el lunes tras más de una década en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han revelado que consiguieron escaparse y permanecieron un mes deambulando por la selva hasta que la guerrilla les capturó de nuevo y, en contra de la norma, no les fusiló.

   En declaraciones recogidas por Caracol Radio, los policías Jorge Trujillo y José Libardo Forero han revelado que consiguieron escapar de la guerrilla. "Trujillo estaba enfermo y yo le dije que si nos fugábamos, pero no aceptó. Después fue él quien me lo dijo y yo acepté", ha dicho Forero.

   "Fue un día especial, con lluvia. El guardia estaba a unos tres metros de la caleta donde estábamos nosotros. La salida era peligrosa, tanto que cuando estábamos saliendo casi retrocedemos", ha relatado.

   Los policías consiguieron sus propósito, aunque apenas recuperaron la libertad durante un mes, sobreviviendo a base de siete paquetes de galletas, dos arepas y los peces que pescaban en los ríos de la zona, que no han sabido identificar.

   "Un día llegamos caminando a una casa civil, donde nos ofrecieron un almuerzo, pero cuando nos disponíamos a salir, otra vez la guerrilla. Nos tiraron al suelo, nos quitaron la ropa y nos dijeron que nos iban a fusilar", ha apuntado Forero. "En ese momento estaba esperando un tiro y puse la cabeza", ha detallado.

   Los dos policías se sorprendieron al comprobar que los guerrilleros no cumplieron su amenaza, a pesar de que la norma de las FARC es fusilar a los rehenes que logran escapar. Tanto Trujillo como Forero creen que no lo hicieron porque había civiles delante.

TRATO INHUMANO

   Los otros uniformados liberados el lunes han denunciado el trato inhumano que recibieron de la guerrilla, destacando que les obligaban a permanecen encadenados por parejas durante horas e incluso días para que, en caso de ataque de la Fuerza Pública o de fuga, no lograran sobrevivir.

   El militar Luis Arturo Arcia ha señalado que la guerrilla les obligaba a permanecer encadenados de pies o manos a otro rehén. "Las FARC siempre mantuvieron la idea de que en caso de que (las fuerzas de seguridad intentaran un) rescate: 'vivos no se los llevan'", ha explicado.

   Arcia ha confesado que nunca perdió la esperanza de que la Fuerza Pública les rescatara, pero que temía morir en el intento. El uniformado ha recordado la 'Operación Camaleón', en junio de 2010. "El Ejército llegó al campamento donde estábamos nosotros, se oyeron unos disparos y el mando dio la orden de sacarnos de ahí, con ello se evitó el rescate o que fuéramos asesinados", ha indicado.

   Por su parte, el policía Wilson Rojas ha considerado que los "momentos críticos" se vivieron con los continuos bombardeos de la Fuerza Pública sobre los campamentos de las FARC. En concreto, ha recordado el del 27 de abril de 2008. "La bombas cayeron a 200 metros de nosotros. Gracias a Dios pudimos salir corriendo con los guerrilleros", ha relatado.

DEBILIDAD DE LAS FARC

   Los uniformados han destacado que los últimos golpes asestados por las fuerzas de seguridad a las FARC han hecho que la guerrilla se plantee la posibilidad de dialogar con el Gobierno de Juan Manuel Santos, de cara a un proceso de paz.

   "Como dijo un guerrillero: 'el presidente Santos es prudente pero nos ha dado golpes contundentes'", ha rememorado el militar Luis Alfonso Beltrán.

   Así, el militar Luis Alfredo Moreno ha apuntado que "las FARC podrían sentarse en un proceso de paz, porque en cuarenta y pico años de conflicto no ven ningún resultado". "Creo que están pensando en el proceso de paz", ha subrayado.

   La guerrilla liberó el lunes a los últimos uniformados --seis policías y cuatro militares-- que tenía secuestrados, en lo que se espera que sea el último operativo de liberación con uniformados como rehenes tras la promesa de las FARC de no capturar a más efectivos.

   Santos ha aplaudido el gesto, pero ha exigido a la guerrilla que libere también a los más de 400 civiles que tiene en su poder, como condición previa al proceso de paz. El Gobierno se ha negado a dialogar hasta que las FARC den signos "contundentes" de su buena voluntad.