7 de agosto de 2009

Economía Honduras caería hasta 2 pct por crisis política y EEUU

TEGUCIGALPA (Reuters/EP) - La economía de Honduras se contraerá entre un 1 y un 2 por ciento este año, afectada por el corte de la ayuda internacional derivada del golpe de Estado y una disminución de la demanda de Estados Unidos, el principal socio comercial del país, dijo el viernes el Banco Central.

En sus estimaciones de marzo, el Banco Central de Honduras (BCH) había previsto un crecimiento de entre 2 y 3 por ciento, frente a un 4 por ciento de expansión en el 2008.

Tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, el 28 de junio, organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial suspendieron vitales préstamos para Honduras, el país más pobre de América después de Haití y Nicaragua.

"Esta medición esperada en el 2009 no es en verdad totalmente por una crisis política, es algo que venimos arrastrando por efectos de una crisis financiera internacional, que se nos viene profundizando", dijo la presidenta de la entidad monetaria, Sandra de Midence, en rueda de prensa.

La funcionaria desestimó que la coyuntura política pueda golpear aún más a la empobrecida nación y explicó que se avizora un crecimiento del 2-3 por ciento para el 2010.

El impacto de la crisis política en la economía no tiene que ver sólo con el corte de la ayuda, sino también con las distorsiones al comercio provocadas por los cortes de rutas realizadas por manifestantes como parte de las protestas para exigir el retorno de Zelaya, dijo Midence.

Pese a la condena internacional contra el golpe de Estado y el congelamiento de ayudas externas, la funcionaria se mostró optimista en que se puedan reactivar las entregas de recursos de organismo multilaterales como el Banco Mundial, que en junio tenía previsto un desembolso de unos 30 millones de dólares.

"Queremos restablecer la confianza de los organismos multilaterales y la comunidad internacional en general (...). Si estos recursos nos llegan, la situación va a mejorar", estimó la funcionaria, y agregó que la nación sigue cumpliendo con sus compromisos de deuda.

Actualmente la crisis se encuentra en un punto muerto, con el Gobierno interino negándose rotundamente a restituir a Zelaya y éste presionando para que Estados Unidos tome medidas más duras que destraben la situación.

(Por Fabián Andrés Cambero, editado por Anahí Rama)