2 de abril de 2007

Ecuador.- El 37,5 por ciento de los ecuatorianos desconoce los 'plenos poderes' que tendrá al Asamblea Constituyente

QUITO, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de los ecuatorianos desconoce en qué consistirán los "plenos poderes" de la Asamblea Constituyente que se instaurará si el electorado de ese país dice 'sí' en el próximo referéndum que se celebrará el próximo 15 de abril. Así se desprende de una encuesta publicada este lunes por un rotativo de ese país andino.

Los poderes que tendrán los miembros de la actual Asamblea Nacional Constitucional (Parlamento) que entró en vigor en 1998, serán prácticamente absolutos para hacer y deshacer casi cualquier cosa en materia política en Ecuador, en caso de ser afirmativa la respuesta popular a la propuesta de Asamblea Constituyente del presidente Rafael Correa. Los consultados opinaron que creen que se puede declarar cesantes a los miembros de la función pública, con las nuevas atribuciones de la Constituyente.

Los plenos poderes incluyen la potestad a la Asamblea de cambiar el nombre al país, añadirle atributos como 'república bolivariana alfarista', según el rotativo 'El Universo'. Además, también podría declarar otra moneda como oficial, que según la Constitución Política de Ecuador vigente es el sucre. Otra de las opciones que tendría la nueva Cámara sería la posibilidad de alargar el periodo presidencial o permitir incluso su reelección inmediata. Además, ostentarían la potestad de aprobar, modificar o sustituir reglamentos, leyes o códigos.

Mediante el decreto ejecutivo número 148, según el estatuto que el presidente Rafael Correa mandó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para la impresión de las papeletas del referéndum, la Asamblea Constituyente estaría "dotada de plenos poderes para transformar el marco institucional del Estado y para elaborar una nueva Constitución".

Por otra parte, ese mismo estatuto establece que la Constituyente "respetará, profundizando en su contenido social y progresivo, los derechos fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas".

Dentro del marco institucional se incluyen los organismos y dependencias de las funciones Legislativa, Ejecutiva y Judicial; los organismos electorales; los de control y regulación; las entidades del régimen seccional autónomo; los organismos creados por la Constitución; y personas jurídicas creadas por actos legislativos seccionales.

DESCONOCIMIENTO DEL PUEBLO

Así las cosas, el 37,5 por ciento de los ecuatorianos desconoce el verdadero significado de "plenos poderes" de acuerdo a una encuesta publicada por el citado diario realizada por 'Perfiles de Opinión' a 532 personas en Quito y Guayaquil en la que sólo el 8,7 por ciento respondió correctamente a la pregunta sobre el significado de la "facultad de ejercer control total".

Según el ex candidato presidencial León Roldós, quien también apostó por un referéndum durante su campaña, la redacción del estatuto, tal y como está solo sería posible su entrada en vigor si después es nuevamente aprobado en referéndum.

"Esa es la normativa escrita, pero si una sola fuerza tiene el control total, digamos el 70 por ciento, esta va a querer ejercer sus plenos poderes al día siguiente que se constituya. No sería nada extraño que se auto declare de plenos poderes inmediatos para así no esperar al referéndum aprobatorio", afirma Roldós.

Según afirmó el constitucionalista Luis Antonio Arzube al rotativo ecuatoriano, la Asamblea Constituyente tendrá la facultad de cambiar o derogar todas las leyes y códigos, excepto los tratados internacionales y lo referente a derechos humanos.

Por su parte, el asambleísta Gil Barragán Romero, los plenos poderes le servirían a la Asamblea para materializar un nuevo Estado. "Significan la posibilidad, por ejemplo, de cambiar una república en monarquía, un régimen republicano en un sistema parlamentario, pero, tal y como está ahora la situación política, donde cada uno interpreta a su manera, es difícil predecir qué pasará".

En opinión del ex ministro y ex conjuez de la Corte Suprema de Justicia, Luis Antonio Arzube la Asamblea Constituyente de plenos poderes "se desprende de una época dictatorial a la que pone fin, pero como pretende reconstruir al Estado puede declarar cesantes a todos los miembros de la función pública, desde el propio Presidente de la República, hasta los magistrados, diputados, Tribunal Supremo Electoral (TSE) y otros organismos, es decir, no dejar títere con cabeza".

Arzube sostuvo que la Constituyente podría derogar todos los códigos y leyes que estime oportuno, excepto los que ya se han suscrito en materia de Derechos Humanos, el acuerdo de la Convención de Viena sobre derechos y todos los tratados internacionales que Ecuador ha ratificado en esa materia.