7 de abril de 2011

El canciller defiende que no se podía permitir que EEUU atacara el honor de Correa

QUITO, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, ha argumentado que la declaración de persona 'non grata' dirigida a la embajadora estadounidense en Quito, Heather Hodges, responde al deber de defender "la dignidad y el honor" del presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Hodges se había negado a dar explicaciones sobre ciertos cables de Wikileaks en los que informaba de que Correa designó al ex comandante de Policía Jaime Hurtado aún a sabiendas de que era corrupto.

Patiño relata que la embajadora dio respuestas "insatisfactorias y muy breves". "Le hice conocer esa posición al Presidente Correa, que es quien toma las decisiones", prosigue Patiño. Antes había llamado también al subsecretario de Estado norteamericano, Arturo Valenzuela, para plantearle la misma cuestión, pero éste dijo desconocer qué documentos se habían filtrado.

"Vamos a tener que responder cada vez que aparezca un cable filtrado. Este es un caso gravísimo y tenía que tener una respuesta inmediata pues estamos hablando de la dignidad y el honor del presidente de Ecuador", afirma el ministro de Exteriores.

Patiño criticó a su vez que durante muchos años Ecuador ha vivido en "la política de la sumisión, la diplomacia de la sumisión", algo que ha llegado a su fin con el Gobierno de Correa.

Además, aclaró que Hodges no ha sido expulsada, sino que se le ha dado un plazo para irse, que espera que no pase de este fin de semana. No descartó nuevas reacciones, pero confió en que Washington analice con justicia la decisión de Quito, informa Prensa Latina.

Por último, comentó que aún a riesgo de poner en peligro las preferencias arancelarias con Estados Unidos, no se puede permitir tal ofensa al presidente del país.