6 de octubre de 2007

Ecuador.- Correa advierte a petroleras de que podría eliminar totalmente las ganancias extraordinarias

QUITO, 6 Oct. (EP/AP) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió a las empresas petroleras privadas que si "empiezan a molestar" eliminará totalmente su participación en las ganancias extraordinarias por la venta de crudo, pese a que un reciente decreto estableció que les correspondería el 1% de esos recursos.

"En estricto apego a la Constitución, que establece (...) que el petróleo es nuestro, creemos que la única distribución justa es que esa ganancia extraordinaria en forma total sea para el pueblo ecuatoriano", afirmó hoy el mandatario en un mensaje difundido por una emisora de radio.

Correa explicó que pese a ello se estableció que el 99% de los ingresos extras serán para el Estado y el 1% para las empresas privadas, pero "si empiezan a molestar (las petroleras) hago un nuevo decreto diciendo que el 100% es nuestro", añadió.

El dirigente decidió el jueves modificar la distribución de las ganancias extraordinarias que deja la venta de crudo en el mercado internacional debido a su alto precio. Anteriormente, el reparto era del 50% para cada una de las partes.

El gobernante negó que se trate de una "confiscación" o "nacionalización" de petróleo, tal como han interpretado ex ministros de energía, ya que el petróleo le pertenece al Estado ecuatoriano.

Agregó que están abiertos al diálogo y por ello está prevista una reunión con las empresas privadas en la que además se planteará la modificación de los contratos de participación por los de prestación de servicios.

Los contratos suscritos hace años con las compañías afectadas contemplaban precios promedio de entre 25 y 30 dólares por cada barril de petróleo extraído, garantizando un nivel de rentabilidad. Actualmente, el crudo ecuatoriano se comercializa a 61 dólares.

El petróleo es el principal producto de exportación de Ecuador, que diariamente produce unos 530.000 barriles de crudo, de los cuales 363.000 corresponden a empresas petroleras que trabajan en este país y el resto a la estatal Petroecuador.