1 de octubre de 2008

Ecuador.- Correa confirma que habrá elecciones en febrero

QUITO, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ratificó ayer que el país votará por presidente, vicepresidente, alcaldes y prefectos en febrero, informó el diario local 'El Telégrafo'.

Durante un desayuno con la Asociación de la Prensa Extranjera dio señales del camino que seguirá el Gobierno para hacer de la vigésima Constitución un documento que se pueda llevar a la práctica.

Primero reconoció que las "barbaridades" a las que alguna vez hizo referencia sobre el nuevo articulado fueron corregidas por la Comisión de Redacción, que, además, eliminó algunos artículos repetidos.

Además, anunció que la Comisión Legislativa Especial o "Congresillo" tendrá que trabajar en algunas leyes fundamentales para que se pueda poner en marcha el nuevo marco constitucional y aprobar algunas leyes que se quedaron a medio camino en la Asamblea Nacional Constituyente. Una de ellas es la Ley de Seguridad Financiera, la cual, dijo Correa, incluye instrumentos y mecanismos modernos que permitirán dar mayor seguridad al sistema financiero y la coordinación entre la política fiscal, política comercial y política monetaria.

A esta ley se suma el tratamiento de la Nueva Ley Minera, cuyo primer borrador está listo y que tendrá que acoger los principios de la nueva Constitución para llevar a cabo una minería con responsabilidad social y ambiental. Correa indicó que en el proyecto el Estado debe recibir al menos el 50 por ciento de las regalías.

NECESIDAD DE NUEVAS LEYES

La necesidad de leyes para la puesta en marcha de la Constitución incluye a los derechos de la naturaleza, en los que es importante determinar qué es un atentado contra la naturaleza. "Para que no venga cualquiera a presentar cualquier cosa", afirmó el mandatario. Asimismo, comentó que todo había sido puesto a consideración del pueblo ecuatoriano, y que este es uno de los estatutos (de transición) más democráticos.

Apoyado en encuestas a boca de urna, Correa se había anticipado el domingo a reivindicar "el aplastante triunfo" en el referéndum, invitando a la oposición a "avanzar juntos" por el derrotero socialista de América Latina. El presidente confirmó también que "de aquí a febrero habrá nuevas elecciones de alcaldes, prefectos, presidente y vicepresidente", insistiendo en que será una etapa "muy democrática", pese a las "mentiras de la oposición" de que a través de dicho régimen copará todas las funciones.

Para el jefe de Estado, los resultados revelan un triunfo contundente de la tesis del Gobierno, uno de cuyos ejes fundamentales ha sido desde la campaña la redacción de una nueva Carta Magna que siente las bases para acabar con lo que él llama "la larga noche neoliberal".

Correa dio las gracias a Dios, porque el pueblo dio un "gran espaldarazo" al proyecto. "El triunfo no es de Correa, sino del pueblo ecuatoriano que tenía una gran voluntad de cambio", dijo. Preguntado si se postulará a las elecciones previstas, Correa señaló que está dispuesto a servir a la patria, aunque aseguró que no tiene "interés en el poder".

Asimismo, anunció que seguirá cumpliendo con la deuda externa pública, siempre que la situación económica del país lo permita y sin afectar a los planes sociales, aunque también enfatizó que hay tramos del pasivo "ilegítimos" que podrían quedar impagos. "Pagaremos la deuda externa si las condiciones del país lo permiten, pero si hay una crisis (económica) la variable de ajuste será la deuda externa, no la deuda social", expresó.