6 de marzo de 2007

Ecuador.- Correa obtiene una aceptación ciudadana del 71 por ciento tras 50 días de gobierno, según una encuesta

La mayoría de los ecuatorianos califica esta primera etapa de gestión como de incertidumbre y confrontación entre los poderes del Estado

QUITO, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha obtenido una aceptación ciudadana del 71 por ciento cuando se cumplen 50 días de gobierno debido a que ha cumplido varias promesas electorales, en algunos casos con plenos efectos, otros con tropiezos, y otros con anuncios con formato de campaña electoral, según se desprende de una encuesta realizada por Cedatos/Gallup Internacional.

De este estudio se desprende que Correa es el jefe de Gobierno que ha registrado la más alta aceptación a 50 días de mandato desde que se inició el actual período democrático en 1979, según informa el diario electrónico 'Ecuador inmediato'.

A 15 de enero, la aprobación ciudadana alcanzó el 73 por ciento, pero semanas después bajó al 71 por ciento. No obstante, su desaprobación, que alcanzó en enero el 13 por ciento, después subió hasta el 24 por ciento. Igualmente, su credibilidad bajó del 68 al 67 por ciento, pero quienes dijeron no creer en su palabra pasaron del 14 al 26 por ciento.

De acuerdo a la encuesta electrónica de Cedatos/Gallup Internacional en su página de Internet, se observa que, de 1.396 personas, el 22,71 por ciento asignan a Correa una calificación de 'excelente', el 18,27 dan a la gestión del mandatario un 'muy buena', el 10,89 por ciento la considera 'buena', el 11,25 cree que no es 'ni buena ni mala', para el 16,33 por ciento la gestión es 'mala', y 'pésima' para el 20,56 por ciento.

ACTUAL ESTADO DE LAS PROMESAS ELECTORALES

Según el estudio, de las 21 promesas realizadas por el mandatario solamente han sido efectivas la duplicación de 15 a 30 dólares (de 11,45 a 22,9 euros) del bono de desarrollo, si bien no está definido con la claridad necesaria el número de beneficiarios de este derecho.

También se dictó la duplicación del bono de la vivienda al pasar de 1.800 a 3.600 dólares (de 1.374 a 2.749 euros), faltando, sin embargo, concretar lo que dice la promesa "de que será una entrada para la casa en los planes del gobierno, municipios o empresa privada, con mensualidades de 35 dólares (26,7 euros), para beneficiarse con casas de hasta 20.000 dólares (15.277 euros) a 20 años plazo y a 5 por ciento de interés".

En los pocos días de gobierno se han hecho varias otras menciones, pero no se han concretado medidas tendientes al "crédito para la producción de 5.000 dólares (3.819 euros) a cinco años plazo y al 5 por ciento de interés"; "políticas agresivas para abrir nuevos mercados"; "el fortalecimiento de la agricultura con precios de sustentación y créditos al campesino"; "impulso al proyecto de autonomía y descentralización fomentando las potencialidades de cada provincia".

A cambio, Correa firmó el decreto de "provincialización" de la península de Santa Elena, pero no se han llevado a cabo acciones prometidas para la mejora y ampliación del sistema de salud pública y el "acceso de la medicina gratuita para todos"; no se ha iniciado "el pago de la deuda del Estado con el IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social), la constitución del banco del afiliado, jubilado y pensionista ni se ha fijado el bono de "30 dólares para los ancianos que no tienen acceso al IESS" y "el reconocimiento del trabajo de las amas de casa".

En cuanto a seguridad y defensa, el nuevo gobierno mencionó entre sus promesas electorales "la recuperación y fortalecimiento de la institucionalidad de las Fuerzas Armadas y su despolitización, así como el fortalecimiento y depuración de la Policía Nacional", se han tomado algunas medidas y sigue vigente la oferta del incremento de salarios para estas organizaciones.

RELACIÓN CON VENEZUELA

Entre las promesas cumplidas destaca la ejecución de los acuerdos con el Gobierno de Venezuela para refinar petróleo ecuatoriano, anunciándose además la visita de Hugo Chávez para el 12 de marzo con el objetivo de comprometer la construcción de una refinería en la provincia de Manabí.

Sigue en estudio la propuesta del regreso de Ecuador a la OPEP, "lo cual garantizará una fuerte suma de ingresos para el país", según señalan los documentos distribuidos por Correa durante la campaña electoral. En cuanto a su acercamiento al presidente venezolano, en las primeras semanas del gobierno el 53 por ciento de los ciudadanos aprobó esta aproximación, pero ahora se sitúa en el 42 por ciento.

Por otro lado, Cedatos/Gallup Internacional señala que también se hizo efectivo el pago del servicio de la deuda externa a pesar de la insistente negativa a cumplir con esta obligación, ya que "estaba de por medio el pago de la deuda social antes que el de la deuda externa".

En cuanto a los emigrantes, el Gobierno cumplió con las ayudas para el regreso a España de los afectados por Air Madrid, y creó la Subsecretaría del Migrante, pero no se conoce de acciones "para una extensión fiscal para las remesas, reducción del precio del pasaporte, exoneración de derechos para importación de menaje de casa" que señalan las promesas de campaña.

ETAPA DE INCERTIDUMBRE

La población insiste en calificar a esta primera etapa del gobierno como de "incertidumbre", de "confrontación" entre los poderes del Estado y otros entes nacionales, las cuales consideran que pueden agravarse en los próximos días.

Cuando se preguntó si estaba de acuerdo con las manifestaciones populares ante el Congreso y otras instituciones para imponer por la fuerza sus criterios, el 73 por ciento respondió no estar de acuerdo, el 21 por ciento sí las aceptaba y el 6 por ciento no emitió opinión al respecto. Por otra parte, cuando se preguntó si se sentía representado por tales manifestaciones populares, el 56 por ciento dijo que no, el 40 por ciento que sí y el 4 por ciento restante no respondió.