9 de junio de 2007

Ecuador.- Correa pide apoyo de la ciudadanía para acabar con el poder de los bancos

QUITO, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, reclamó hoy el apoyo de la ciudadanía para acabar con la explotación financiera y el poder de la banca privada en el país, según recoge la agencia Prensa Latina.

"Necesitamos del apoyo de la ciudadanía y del Congreso nacional", resaltó Correa tras advertir sobre una posible compra de conciencias en el Parlamento por parte de ciertos banqueros.

En su alocución de cada sábado, realizada en esta ocasión desde el cantón Pujilí, en la provincia de Cotopaxi, alertó que "aquí hay poderosos intereses en juego" y advirtió a los diputados de que a no deben "jugar con la paciencia popular".

Correa explicó que ayer se reunió por primera vez con un grupo de congresistas para explicar la esencia de esa legislación y lo hará también con el presidente del Parlamento, Jorge Cevallos.

El dirigente señaló que la ley, enviada la semana pasada al Parlamento, busca imponer tasas de interés máximas segmentadas, que se eliminen las comisiones y se regulen los servicios. Estas atribuciones estarán a cargo de la Junta Bancaria, una institución creada desde hace años y que anteriormente era controlada por el sector financiero.

Ahora que no tienen el control de la Junta, se oponen a todo, pues "saben que (con esa ley) se les acabo la fiesta, que ya no son dueños del país y están que tiemblan", aseveró.

Correa recalcó que esta es una ley necesaria, de carácter urgente, porque "este abuso de cierta banca está haciendo quebrar a la economía nacional".

También alertó sobre una campaña millonaria emprendida por grupos financieros, a través de los medios de comunicación, con la intención de evitar la aprobación de esa resolución. "Sepan ustedes a quien creerles; a los banqueros que nos quebraron hace siete años o a un gobierno ciudadano, que lo que busca es que no nos exploten más", indicó.

"¿Por qué no protestaron (los banqueros) con el sabotaje bancario de 1999?", se preguntó al señalar que ahora hay una ley en defensa de la ciudadanía y por eso saltan y la critican.

El jefe de Estado desechó las amenazas de quiebras de cooperativas de prestamos y otras entidades, y recalcó que esas instituciones recibirán menos ganancias. "Nadie va a quebrar, lo que si van a ganar menos", indicó antes de recordar que la banca obtuvo el año pasado beneficios de 240 millones de dólares.