27 de octubre de 2012

Ecuador.- Correa se plantea subir los impuestos a la banca para financiar planes sociales

QUITO, 27 Oct. (Reuters/EP) -

La Asamblea de Ecuador ha comenzado a debatir una reforma para elevar la carga tributaria sobre los bancos, un plan con el que el mandatario Rafael Correa busca captar unos 200 millones de dólares (unos 127 millones de aeuros) para financiar una ampliación de planes sociales a cuatro meses de las elecciones presidenciales.

Correa, quien podría buscar su reelección en los comicios de febrero del 2013, impulsa la iniciativa con el argumento de que se deben socializar las "gigantescas" utilidades de los bancos, despertando críticas del sector, que cree podría comprometer su estabilidad.

"Se debe exigir a quienes tengan una mayor capacidad económica que soporten una mayor carga tributaria", dijo el Gobierno en el proyecto de ley remitido a última hora del jueves a la Asamblea Nacional para su aprobación en un plazo de 30 días.

El popular presidente busca recursos para financiar el aumento de un subsidio estatal que entrega directamente a casi dos millones de ecuatorianos de los estratos de mayor pobreza.

El mandatario ha triplicado la inversión social en los cinco años de su gestión, lo que ha elevado su nivel de aceptación entre el sector más desfavorecido de la población.

El proyecto propone un impuesto del 3 por ciento anual a los "ingresos gravables" de las instituciones financieras privadas y emisoras de tarjetas de crédito, con lo cual se estaría afectando directamente a la utilidad de los bancos, según analistas.

"Están rompiendo récords históricos. Nunca han sido tan prósperos. Por primera vez vamos a socializar la ganancia de los bancos, esa es la revolución", sostuvo Correa en una entrevista grabada difundida la noche del viernes por la televisión estatal venezolana. "Están amenazando con quiebras, con corridas, que se van a ir del país (...) que les vaya bonito", finalizó.

Correa también plantea eliminar un beneficio que tienen empresas de sectores clave de la economía para reducir la tarifa del Impuesto a la Renta. De aprobarse la reforma, los bancos deberán pagar un 25 por ciento en vez del 15 por ciento que pagan ahora.