14 de marzo de 2007

Ecuador.-Correa responsabiliza a los 57 diputados destituidos por el tribunal electoral de la crisis política en el país

QUITO, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, responsabilizó a los 57 diputados destituidos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de la crisis política que se está viviendo en el país y les acusa de sembrar el caos con miras a recuperar sus escaños en el Congreso.

"Ellos (los parlamentarios cesados) serán los responsables de cualquier acto de violencia o incidente durante las marchas este martes a favor de la consulta popular que pide la instalación de una Asamblea Constituyente", resaltó Correa.

Además, alertó que estos legisladores, "abusando de la miseria del pueblo, contrataron gente en varias provincias para sembrar la violencia en Quito", según informa la agencia 'Prensa latina'.

"Quienes apoyan la Asamblea constituyente son gente pacífica, cuidaremos el orden público, pero esta gente (los diputados destituidos) quiere crear el caos, porque saben que ya están afuera", declaró a los medios de comunicación locales.

"Le pido a esa ciudadanía, a esa juventud, altiva, soberana, digna, que no caiga en esas provocaciones. Marchemos, manifestémonos, en forma absolutamente pacífica. No violencia", agregó.

El mandatario señaló que espera que el Congreso vuelva a funcionar una vez asuman sus puestos los suplentes de los parlamentarios destituidos por el tribunal electoral, y advirtió de que el Gobierno se mantendrá firme en defensa de la Constitución y no permitirá "dictaduras de ninguna clase", en referencia a las pretensiones de los partidos de derecha de devolver sus cargos por la fuerza a sus legisladores en el Parlamento.

No obstante, se mostró dispuesto a cohabitar con una mayoría opositora legislativa, "pero una mayoría opositora racional, razonable, que se ciña a la Constitución y a las leyes, que no trate de imponer su voluntad ilegalmente".

El Gobierno ecuatoriano respaldó la semana pasada la decisión del Tribunal Supremo Electoral de destituir a 57 diputados de diferentes partidos por interferir en el referéndum convocado para el próximo 15 de abril y que elegirá una Asamblea Constituyente.