21 de noviembre de 2012

Ecuador.- Correa, "satisfecho" con la aprobación de la nueva ley para subir los impuestos a la banca

QUITO, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha confesado que se siente "satisfecho" con la aprobación en la Asamblea Nacional de la Ley de Redistribución de los Ingresos del Gasto Social, que contempla una subida de los impuestos que paga la banca para financiar los programas sociales.

En un coloquio con los medios de comunicación celebrado en la ciudad de Guayaquil, Correa ha explicado que "lo que va a ocurrir ahora es que (los bancos) van a ganar un poquito menos pero van a seguir ganando bastante".

En este sentido, ha enviado un mensaje a la banca, que denuncia que la nueva norma jurídica les llevará a una difícil situación económica. "Veremos si se cumplen las profecías bancarias", ha apuntado, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias ANDES.

Además, Correa ha defendido la norma jurídica, recordando que "todos los bancos socializaron sus pérdidas" durante la crisis de la década de 1990 porque congelaron los depósitos, lo que provocó que los ahorros de los ecuatorianos se devaluaran.

El jefe de Estado también ha aludido a las elecciones presidenciales del próximo 17 de febrero, en las que aspira a otro mandato. "Falta poco para entrar en campaña electoral y quienes no hicieron nada, vendrán ahora a pedir sus votos", ha advertido.

LA NUEVA LEY

La Asamblea Nacional de Ecuador ha aprobado el proyecto de ley con un amplio respaldo, ya que de los 94 legisladores presentes, 79 han votado a favor de convertirlo en norma jurídica, cinco en contra y diez se han abstenido.

La nueva ley sube del 13 al 23 por ciento el impuesto sobre las ganancias de los bancos, fija en un 12 por ciento el IVA de los servicios bancarios y elimina varias exenciones tributarias, lo que permitirá al Gobierno recaudar 160 millones de dólares anuales.

El Ejecutivo tiene planeado destinar estos ingresos extra a financiar el aumento del Bono de Desarrollo Humano, que pasará de 25 a 50 dólares mensuales, lo que supone un coste adicional de 300 millones de dólares, del que se beneficiarán 1,9 millones de ecuatorianos de las clases bajas.

Si bien se han tenido que introducir tres modificaciones en el proyecto de ley para que saliera adelante. La más importante es la que se refiere al traspaso de la carga tributaria a los usuarios. Para evitarlo, "la Superintendencia de Bancos y Seguros podrá fijar el coste de los servicios bancarios", según ha explicado el presidente de la Comisión de Régimen Económico, Francisco Velasco.

Además, Velasco ha indicado que para impedir que la banca recurra a otros mecanismos para aumentar el coste de sus servicios, "la Superintendencia de Bancos y Seguros controlará y sancionará de manera ejemplar a las entidades financieras que recarguen estas reformas económicas a sus clientes".

La segunda modificación se refiere a la posible vulneración del secreto bancario que supondrá tal inspección por parte de la Superintendencia de Bancos y Seguros. Como medida correctora, se ha establecido que la información obtenida será exclusivamente de uso tributario. "El uso indebido de la información será sancionado civil, penal o administrativamente, según sea el caso", ha indicado el legislador Luis Almeida.

Por último, se ha derogado el decreto gubernamental que impuso a los promotores de espectáculos públicos la obligación de retener el valor de un impuesto especial calculándolo sobre la base de todos los ingresos que perciba un artista extranjero en el país andino.