19 de diciembre de 2007

Ecuador.- Críticas en la Asamblea Nacional ecuatoriana por el proyecto de reforma tributaria

QUITO, 19 Dic. (EP/AP) -

Un proyecto de reforma tributaria enviado por el ejecutivo ecuatoriano a la Asamblea Nacional generó hoy fuertes críticas provenientes de diversos sectores, que incluso llamaron "confiscatoria" a la iniciativa.

En la reforma tributaria consta la aplicación de tributos a artículos considerados de lujo, el 1% de impuesto a la salida de capitales, suprimir el impuesto del 15% a algunos consumos de los servicios de telecomunicaciones y subir el impuesto a la renta para las personas naturales, cuyos ingresos superen los 70.000 dólares por año, entre otros.

El presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Blasco Peñaherrera, afirmó que "es una 'impuestomanía' para financiar lo que no es financiable, la irresponsabilidad en el gasto fiscal, un caso concreto en América Latina es Venezuela".

Peñaherrera añadió que incrementar los impuestos a quienes más tienen hace que nuestra sociedad "sea menos interesante para los agentes económicos nacionales e internacionales (...) (ellos) pensarán si es conveniente y rentable seguir haciendo negocios en nuestro país, y pensar en alternativas como cerrar negocios o dedicarse a otras actividades".

Por su parte, el director del Servicio de Rentas Internas, Carlos Carrasco, gestor del proyecto, señaló en la red de televisión Ecuavisa que con este proyecto "lo que más va a subir es la recaudación de impuestos". A través de esta reforma y a través del nuevo modelo "tenemos la decisión política de cobrar a los evasores y de hacer pagar a aquellos que no están pagando" con lo cual se aspira a llegar a una recaudación adicional mínima de 350 millones de dólares de incremento.

"A través de la política tributaria esos ingresos serán redistribuidos vía política tributaria para la clase media (...) y los pobres", expresó el director. Otro elemento que contempla el proyecto es la eliminación de la donación del impuesto a la renta, por unos 210 millones de dólares, que los ciudadanos podían hacer para que sus respectivos municipios hagan obras, principalmente de infraestructura.

Además, el presidente de la Asociación de Municipalidades de Ecuador, Jhony Terán, señaló que "es grave lo que se le quiere hacer al país (...) quieren debilitar a los municipios para tener un gobierno central más fuerte". Advirtió de que "si la Asamblea aprueba esto, estará en contra de los intereses de los ecuatorianos y nosotros no lo vamos a tolerar, vamos a hacer movilizaciones muy fuertes y no vamos a aceptar que nos quieran perjudicar".