20 de enero de 2007

Ecuador/EEUU.- Los abogados intentan salvar la vida de Nelson Serrano, un ecuatoriano condenado a muerte en EEUU

QUITO, 20 Ene. (EP/AP) -

Dos abogados estadounidenses se encuentran en Ecuador para buscar testimonios "impresionantes" que permitan salvar la vida de Nelson Serrano, un ecuatoriano de 68 años condenado a pena de muerte por un cuádruple asesinato en Estados Unidos.

Al menos 21 personas entre familiares, amigos y compañeros de trabajo se entrevistarán con los abogados de Serrano, Robert Norgard y Cheney Mason, durante un proceso de recolección de versiones que concluirá el domingo en Quito.

"Lo que buscan es demostrar que él (Serrano) no es ni ha sido una persona violenta... y por ende no pudo haber cometido los hechos de los que le culpan", afirmó hoy el sobrino del acusado, Alfredo Luna. Se busca "sensibilizar" a la jueza, Susan Roberts, para que antes de ir a una apelación de la sentencia, que se espera se dicte en marzo, "se le dé una menor pena", añadió.

Un jurado estadounidense recomendó a Roberts la condena a pena de muerte para Serrano, tras considerarlo culpable de cuatro cargos de asesinato con agravantes.

El 3 de diciembre de 1997, George Gonsalves, Frank Dosso, Diane Pattisso y George Patisso Jr. fueron asesinados a tiros en una fábrica de Florida.

Gonsalves y Felice Dosso, padre de Frank, eran socios de Serrano en una empresa manufacturera hasta que por una disputa financiera el acusado fue despedido. El fiscal John Agüero argumentó que el móvil del crimen fue la venganza.

Luna y otros familiares de Serrano han denunciado irregularidades en el juicio y aseguran que "es totalmente inocente". "Cuando estaba sucediendo (el asesinato) estaba (Serrano) en otra ciudad, en Atlanta", agregó.

Según el sobrino de Serrano, los investigadores "no pudieron solucionar el caso en cinco años y les resultó más fácil apresar a un latino para inculparlo".

El viernes, en una rueda de prensa en Quito, los abogados Norgard y Mason explicaron que los testimonios, que serán grabados en audio y vídeo, se presentarán como evidencia de la historia y vida de Serrano ante la jueza Roberts.

"Esperamos que estas personas causen una fuerte, fuerte impresión", dijo Mason, quien recalcó la importancia de los vídeos pues permitirá "ver a las personas y sus emociones".

Otra de las estrategias de la defensa de Serrano es probar que su arresto en Ecuador fue "ilegal".

Serrano, quien regresó a Ecuador en 2000, fue detenido dos años más tarde en Quito y deportado por orden del intendente de Policía, Víctor Olmedo. Posee doble nacionalidad estadounidense-ecuatoriana, por lo que según sus familiares y abogados no debió permitirse su salida del país.

En numerosas marchas, la familia de Serrano ha pedido al Estado ecuatoriano apoyar al acusado, que permanece detenido en Bartow.

El Congreso ecuatoriano solicitó al Gobierno mediante una resolución que "apoyen la posición jurídica del encausado en defensa de sus derechos procesales y a la vida". También pidió la indagación sobre la actuación del intendente que deportó a Serrano. El recién elegido Gobierno de Rafael Correa no se ha pronunciado sobre el tema.