15 de febrero de 2006

Ecuador/EEUU.- El movimiento indígena Pachakutik rechaza la presencia en Ecuador del jefe del Comando Sur de EEUU

QUITO, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El movimiento indígena Pachakutik llamó hoy al Gobierno del presidente Alfredo Palacio a rechazar las presiones e injerencias de Washington, a propósito de la visita a Ecuador del jefe del Comando Sur de Estados Unidos, general Bantz Craddock.

Palacio, el Ministerio ecuatoriano de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Defensa "deben respetar la soberanía política del país frente a los intereses extranjeros", resaltó el diputado de Pachakutik Ricardo Ulcuango, según informa la agencia Prensa Latina.

Ulcuango cuestionó la "visita de rutina" a este país de Craddock, quien llegó ayer a Quito y se entrevistó con el titular ecuatoriano de Defensa, Oswaldo Jarrín, y con otras autoridades del Gobierno.

"Me preocupa la presencia del general norteamericano, pues el Gobierno sufre presiones de Washington para que firme el Tratado de Libre Comercio (TLC) y no declare la caducidad del contrato con la compañía estadounidense Occidental (Oxy)", consideró.

Asimismo, Ulcuango recordó que el Departamento de Defensa de Estados Unidos financia en Colombia la lucha contra la guerrilla con el denominado Plan Patriota y las operaciones de lucha contra el narcotráfico del Plan Colombia, lo cual afecta la seguridad ecuatoriana.

"Ecuador ha sufrido continuos chantajes de Washington, que a cambio de ayudas económicas presiona para aprobar acciones que van en contra de los intereses nacionales", aseveró el parlamentario, quien advirtió de que su bloque está en alerta ante cualquier intento de injerencia externa en la vida política nacional y velará por el respeto de la soberanía e independencia nacional.

Además del titular de Defensa, el jefe del Comando Sur se reunió ayer el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Nelson Enríquez, y visitó la base de Manta, donde están desplegadas tropas norteamericanas.

El viaje a este territorio del general estadounidense se produce después de que Washington anunciara una reducción de la ayuda militar a este país, que enfrenta problemas de seguridad en su frontera norte por el conflicto colombiano.