1 de agosto de 2008

Ecuador/Francia.- Ecuador terminará su contrato con la petrolera francesa Perenco por un desacuerdo

QUITO, 1 Ago. (Reuters/EP) -

Ecuador anunció ayer que inició un proceso para finiquitar el contrato que mantiene con la francesa Perenco, debido a que la petrolera no aceptó las condiciones del país para suscribir un convenio que modifica el actual.

La decisión, sin embargo, no afectará a las operaciones de la petrolera hasta que termine en 2010 el contrato que mantiene para operar tres áreas de concesión, de las que extrae unos 30.000 barriles diarios de crudo (bpd). "Iniciamos el proceso de terminación del contrato, pero la empresa seguirá operando hasta el 2010. La ley dispone que se inicie el proceso dos años antes de su terminación", indicó el ministro de Petróleo de Ecuador, Galo Chiriboga, a periodistas.

La decisión se enmarca en el proceso de negociación que lleva adelante el presidente Rafael Correa para cambiar los contratos petroleros de participación por unos de prestación de servicios. Perenco no aceptó la propuesta que incluía un retiro de la demanda que presentó al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) por una ley que le obliga, como a otras petroleras, a entregar al Estado el 99 por ciento de sus ingresos extras por los altos precios del petróleo.

En respuesta, Correa dispuso iniciar el proceso para terminar el contrato. De concretarse la disposición de Correa, Perenco se convertiría en la segunda petrolera que abandona el país desde que asumió el cargo en enero de 2007. La panameña City Oriente acordó con el país entregar el viernes sus activos al Estado, debido a que no estaba de acuerdo con las negociaciones y la ley de ingresos extras.

El acuerdo con City incluyó el retiro de una demanda puesta ante el Ciadi por el mismo reclamo de Perenco. Ecuador mantiene ante el tribunal adscrito al Banco Mundial una decena de demandas de petroleras por un monto de 12.000 millones de dólares, más que la deuda externa pública del país, por la ley de reparto de los ingresos extras por el precio del petróleo aprobada en 2006.

Las demandas fueron presentadas por la española Repsol-YPF y la china Andes Petroleum, entre otras. La brasileña Petrobras notificó la semana pasada de su demanda.