17 de marzo de 2006

Ecuador.- El Gobierno reconoce que los paros se deben a falta de información del TLC tras finalizar el paro en Pastaza

QUITO, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ecuatoriano, a través de su ministro de Comercio, Jorge Illingworth, reconoció hoy que la falta de información sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, puede haber sido la causa de los paros organizados por grupos indígenas opuestos a esta medida, que han mantenido la mitad del país paralizado durante esta semana. Mientras tanto, la provincia de Pastaza su unió a las que ya han finalizado los cortes de carreteras y la catedral de Quito fue desalojada la pasada madrugada, informó la Policía.

"No hemos hecho el esfuerzo de difusión que se debió haber hecho, eso no lo voy a negar, no hemos hecho lo suficiente por limitaciones económicas", expresó el ministro, aunque puntualizó que las protestas también han estado motivadas por objetivos políticos.

Illingworth aseguró que quienes se oponen al TLC son quienes no se han interesado por acudir a los foros y discusiones y declaró que si el TLC no se firma, Ecuador quedaría "tremendamente impactado".

Además recordó que el país quedaría en desventaja frente a sus vecinos, Colombia y Perú, que ya han cerrado las negociaciones con Estados Unidos, y en caso de que no se firme el tratado, aumentaría el contrabando por las fronteras con ambos países.

LOS INDIGENAS COMIENZAN A DESMOVILIZARSE

En cuanto a las movilizaciones, el país vuelve relativamente a la calma. El subsecretario de Gobierno, Felipe Vega, y el prefecto de Pastaza, Jaime Guevera firmaron hoy acuerdo por el que se puso punto y final a los paros en esta provincia.

En el acuerdo alcanzado entre los representantes del Gobierno y la provincia, se recoge la futura construcción de un puente sobre el Río Pastaza, además de más personal médico para Hospital de Pastaza.

En Quito, la catedral, que permanecía ocupada por grupos de indígenas que protestaban por el TLC, quedó desalojada por efectivos policía durante la pasada madrugada. Los indígenas denunciaron que el desalojo se produjo pro la fuerza e insistieron en que continuarán con las protestas.

Por otra parte la provincia de Imbabura cumple hoy cinco días del paro, con rutas y carreteras cortadas con piedras y troncos. El trasporte de pasajeros y de carga están paralizados. A pesar de una aparente desmovilización a escala nacional, en Imbabura las protestas están subiendo de tono.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), la mayor organización de su tipo en el país, había convocado desde el lunes a la protesta llegando a paralizar 11 de las 22 provincias del país, pero progresivamente ha ido perdiendo vitalidad. Hoy se registraron esporádicos bloqueos de carreteras en Bolívar y Chimborazo, además de las de Imbabura.