12 de julio de 2007

Ecuador.- Los indígenas del Amazonia piden una compensación en caso de que no se explote el petróleo de esa zona

QUITO, 12 Jul. (EP/AP) -

Los indígenas del Amazonia ecuatoriana pidieron hoy ser compensados con unos 150 millones de dólares (109 millones de euros) anuales, en caso de que no llegue a ser explotado el petróleo que se encuentra en el bloque 23 que forma parte de la zona donde viven.

La petrolera argentina CGC intenta desde hace 10 años extraer petróleo de ese bloque de 200.000 hectáreas, pero ha sido impedida por la férrea oposición de un grupo de indígenas denominados Sarayacu, que aducen defender su hábitat.

El dirigente indígena quichua, Patricio Santi, en rueda de prensa afirmó que han "escuchado del vicepresidente (Lenin Moreno) que no están interesados en impulsar la explotación petrolera en la Amazonia y nosotros hemos dicho perfecto, estamos muy de acuerdo con eso".

"El estado tiene que ser corresponsable frente a las demandas de las comunidades de la Amazonia (...) que se evalúe los recursos naturales renovables y no renovables el bloque 23 y que de esa valoración se recupere un 50 por ciento por parte del Estado para que pueda reinvertir en temas sociales, económicos, culturales y ambientales", aseguró Santi.

En este sentido, aclaró que el objetivo de los indígenas es que "el Estado se defina, si quiere la explotación, perfecto, o si quiere la no explotación del petróleo, perfecto, lo que sea, pero que se defina para saber qué debemos hacer los indígenas".

El vicepresidente ecuatoriano lidera una campaña del Gobierno que intenta obtener de la comunidad internacional al menos 350 millones de dólares anuales (254 millones de euros) por una década, a cambio de no extraer el petróleo del campo denominado ITT, ubicado en el centro de la Amazonia ecuatoriana, donde hay una rica variedad de flora y fauna.

Se trata de una forma de compensación por no extraer recursos del subsuelo que si bien pueden generar ingresos al Estado, a la vez terminan perjudicando al medio ambiente. Sin embargo, hasta ahora la comunidad internacional no ha respondido a la propuesta.

En ese sector de la Amazonia (en el sur del país) habitan comunidades indígenas quichuas, shuaras y ashuaras, quienes suman una población de unas 15.000 personas.