12 de mayo de 2007

Ecuador.- El presidente Correa acusa a la prensa de anteponer intereses empresariales a los de la sociedad

QUITO, 12 May. (EP/AP) -

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, acusó el sábado a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) de representar intereses empresariales que se oponen a los gobiernos progresistas de la región.

La SIP "está conformada por los dueños de los medios de comunicación social, es decir, una visión empresarial" y no por la clase periodística, afirmó el jefe de Estado durante su habitual discurso radiofónico.

"Por eso, coincidencialmente, siempre se oponen (en la SIP) a Gobiernos como los de (el derrocado presidente Salvador) Allende en Chile, como el sandinista en Nicaragua. Siempre gobiernos progresistas, nunca se oponen a gobiernos como el de Augusto Pinochet y esa clase de gobiernos", añadió.

Correa, un economista que dice identificarse con la izquierda, ha cuestionado el papel de la prensa ecuatoriana y ha acusado a algunos medios de comunicación de ser "mediocres".

"Yo quisiera que la SIP, que es tan celosa de la libertad de expresión y la libertad de prensa, sea igual de celosa con la calidad de la prensa", agregó el mandatario.

En relación al desacuerdo que expresó el gremio en torno a la demanda penal que presentó en contra de diario La Hora, acusándolo de injurias, instó a la SIP para que "busque la verdad, no ese espíritu de cuerpo que es parte de la corrupción".

"Señores de la SIP, no participen con la corrupción. El primer paso que tienen que dar: armen una comisión. Bienvenidos al país para investigar si lo que dijo diario La Hora en su editorial mentiroso era verdad o mentira", afirmó el presidente.

Correa aseguró que su Gobierno hará respetar la ley, la justicia, el prestigio de las personas, de las instituciones y la libertad de expresión, "pero para todos y para todas".

El jueves, un representante legal del Ejecutivo presentó una querella judicial contra el máximo directivo del rotativo, Francisco Vivanco, por considerar que se "ofendió la majestad del primer mandatario", según dijo la secretaria de comunicación, Mónica Chuji. Añadió que "la libertad de expresión no se puede confundir con calumnia".

Un editorial del 9 de marzo de diario 'La Hora', titulado "Vandalismo Oficial", afirmó que el gobierno de Correa propició "actos cobardes del vandalismo oficial". Añadió que "esta política que sale definitivamente de la Presidencia y que pretende gobernar con tumultos, piedras y palos es vergonzosa".

El artículo hacía referencia a la actitud de la policía que impidió el ingreso de 57 diputados opositores del Congreso que habían sido destituidos por el Tribunal Supremo Electoral.

Además, destacó la pasividad policial frente a las agresiones a congresistas opositores y a violentas protestas callejeras de grupos afines al gobierno que respaldaban su destitución.