8 de marzo de 2007

Ecuador.- El presidente Rafael Correa avala la decisión del TSE de destituir a 57 diputados del Congreso

QUITO, 8 Mar. (EP/AP) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, respaldó a última hora del miércoles (madrugada en España) la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que resolvió destituir el miércoles a 57 de los 100 diputados del Congreso por interferir en el referéndum sobre una Asamblea Constituyente, en una interpretación polémica de las leyes electorales.

La portavoz del Gobierno, Mónica Chuji, leyó un comunicado oficial de Correa en el que señala que "hará respetar y cumplir la Ley y, por lo tanto, la resolución adoptada por el Pleno del TSE, en la que se establece la destitución de sus cargos y la suspensión de los derechos políticos durante un año para 57 diputados y diputadas del Congreso".

La destitución de los legisladores es una respuesta a la decisión previa de los diputados que la víspera destituyeron del cargo al presidente del TSE Jorge Acosta.

El comunicado añadió que el Gobierno "respeta estrictamente el Estado de Derecho" y consideró que las resoluciones del Parlamento al intentar sustituir a Acosta de "absoluta inconstitucionalidad".

Por su parte, el presidente del Congreso, Jorge Cevallos, dijo en una rueda de prensa que no ha recibido de momento de manera oficial ninguna documentación del tribunal y que acudirá a sesionar este jueves con total normalidad.

Consideró que la resolución "no tiene ningún asidero legal, que no tiene ni pies, ni cabeza y que lo único que hace y lo único que busca es enfrentar a las instituciones, crear el caos en el país y buscar la confrontación".

Para el constitucionalista Enrique Herrería, tanto a resolución del TSE de destituir a los diputados como la del congreso de pedir un juicio político a Acosta son ilegales.

La resolución del tribunal electoral "quebranta el estado de derecho y se inscribe en un violación flagrante a la Constitución", dijo Herrería a AP.

Explicó que el organismo electoral "puede destituir a funcionarios públicos ... (pero) los diputados no son funcionarios públicos son mandatarios, elegidos por el pueblo".

Herrería reconoció que el Congreso, al destituir a Acosta sin llamarlo a un juicio político, como establece la ley, "también había incurrido en una ilegalidad ... pero mucho más grave es lo que ha hecho el Tribunal Supremo Electoral".

Advirtió que "el Ecuador está viviendo una suerte de vendetas políticas" en el marco de una "violación constante" a la Constitución.

El miércoles 57 diputados suscribieron la solicitud de juicio político contra cuatro de los siete miembros del organismo electoral, incluido Acosta, por haber convocado a una consulta popular para el 15 de abril que decida la instalación o no de una Asamblea Constituyente de plenos poderes, que es impulsada por el Gobierno de Rafael Correa.

Acosta, anunció en una rueda de prensa que la destitución de los legisladores se tomó con el voto de cuatro de los siete miembros del TSE.

Los vocales resolvieron "destituir de sus cargos o dignidades de diputados y suspender los derechos políticos por el tiempo de un año a los legisladores del Congreso Nacional que votaron a favor de las resoluciones" que habían sido aprobadas la víspera.

Dijo que la decisión se ampara en un artículo de la ley de elecciones que establece sanciones para todo "funcionario o empleado público extraños a la organización electoral".