10 de junio de 2015

Reformas para la redistribución de la riqueza intensifican el debate en Ecuador

Reformas para la redistribución de la riqueza intensifican el debate en Ecuador
PRESIDENCIA ECUADOR

QUITO, 10 Jun. (Reuters/EP) -  

   Reformas impositivas con las que el Gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa apunta a mejorar la distribución de la riqueza en el país han crispado los ánimos de una parte de la población, que las ven como un ataque al patrimonio familiar.

   Grupos de ecuatorianos descontentos y opositores han convocado este martes a través de las redes sociales a protestar y han amenazado con intensificar su reclamo en las calles, mientras que el movimiento político oficialista ha insistido en que defenderá las reformas por todos los medios.

   Este martes por la noche concentraciones a favor y en contra del Gobierno, con cientos de personas en ambos casos, se produjeron en los alrededores de la Tribuna de los Shyris, en el norte de Quito.

   Las reformas impositivas remitidas recientemente por Correa a la Asamblea Nacional, donde tiene mayoría, establecen un aumento de la tasa y de la base de un impuesto a las herencias y la creación de otro tributo a las ganancias extraordinarias por la venta de bienes inmuebles.

   "Indudablemente es un momento de confrontación de ideas (...) y hay que hacerlo con respeto, con debate en las redes, en todos los foros y también en las calles", ha indicado la secretaria de movimiento político oficialista Alianza País, Doris Soliz, a los periodistas.

   "Es una ley justa, que ayuda al país a construir una base de equidad, de justicia social", ha agregado la funcionaria, tras una reunión con el Gobierno y asambleístas del oficialismo.

   Correa propone una nueva tasa para el impuesto a la herencia en base a una tabla que va hasta el 47,5 por ciento para los herederos directos, de acuerdo a un rango de valores que arranca en 70.800 dólares. Actualmente, se paga hasta el 35 por ciento desde una base de 68.800 dólares.

   A pesar de que sólo el dos por ciento de los ecuatorianos pagaría el nuevo tributo, según datos del Gobierno, ya ha habido protestas espontáneas callejeras en contra de las reformas.

   "Estamos cansados de que nos metan la mano en el bolsillo y nos quiten todo lo que puedan, es nuestro dinero, el dinero de nuestros hijos", ha dicho Alex Canelos, un empleado privado de 38 años, quien participó la noche del lunes en una concentración convocada por la ciudadanía para rechazar las medidas.

   Correa también quiere, a través de otra reforma, grabar con un impuesto del 75 por ciento a las ganancias extraordinarias en la venta de bienes inmuebles que superen los 8.496 dólares.

   Una parte de la recaudación por la plusvalía se destinará a las arcas fiscales, en momentos en que la economía atraviesa problemas de liquidez por la caída del precio del crudo, la principal fuente de ingresos externos del país sudamericano miembro de la OPEP.

   La Asamblea tiene 30 días para aprobar la reforma a las herencias y un tiempo indefinido para el tributo a la plusvalía.