1 de julio de 2013

Ecuador.- La SIP denuncia el cierre de la revista 'Vanguardia' por la nueva "ley mordaza" de la prensa

QUITO, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha denunciado el cierre de la revista ecuatoriana 'Vanguardia' con motivo de la nueva Ley de Comunicación, ya que la publicación ha denunciado que la norma impedirá llevar a cabo su labor de forma independiente.

La Asamblea Nacional de Ecuador aprobó hace dos semanas la nueva legislación que regula los contenidos relacionados con hechos violentos y contempla sanciones para los periodistas y empresas de información, lo que ha despertado preocupación de varios organismos internacionales y opositores.

La ley plantea además la creación de un consejo de regulación, integrado en su mayoría por representantes del sector público, que deberá regular el contenido de las noticias que informen sobre actos de violencia o que puedan llevar a discriminaciones.

El mismo consejo impondrá sanciones para los medios que difundan estos contenidos, que van desde disculpas públicas por parte de los editores hasta fuertes multas económicas. Una Superintendencia de la Información será la encargada de hacer cumplir las sanciones y la normativa en materia de comunicación.

La SIP califica la nueva norma de "ley mordaza" por suponer el retroceso "más grave" para la libertad de expresión en los últimos años en Ecuador. Los directores de 'Vanguardia' avanzaron el fin de semana que no permitirían que un ente público les dije cómo abordar los temas, que no aceptarían "un comisario censor" y criticaron que no se pudiese informar de cuestiones judiciales "hasta que exista sentencia ejecutoriada de última instancia".

"No lo toleraremos jamás; sería indigno y contrario a los valores que defendemos", explicó la dirección de 'Vanguardia' en un comunicado. Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo, ha aseguró que el presidente, Rafael Correa, es el responsable del cierre de medios por aplicar "una política sistemática y liberticida con el propósito de acallar todas las voces disidentes".

Paolillo recordó además que antes de que se aprobase la norma, "'Vanguardia' había sido víctima de un continuo hostigamiento mediante confiscación de equipamiento, embargos, robos, multas desproporcionadas, acoso burocrático y destrucción de archivos". "El régimen de Correa hace con la libertad de expresión en Ecuador lo mismo que hacían las dictaduras sudamericanas de los años setenta y ochenta", añadió.