26 de agosto de 2019

EEUU.- El ayudante del sheriff del condado de Los Ángeles fingió ser disparado por un francotirador

LOS ÁNGELES, 26 Ago. (DPA/EP) -

Un ayudante del sheriff del condado de Los Ángeles ha afirmado que la semana pasada fingió ser disparado por un francotirador en la comisaría de Lancaster y ahora será investigado, según han informado las autoridades.

El giro dramático del caso se ha producido después de días de búsqueda sin éxito de un hombre armado que las autoridades creían que había disparado al ayudante del sheriff.

"El asalto de francotiradores denunciado fue inventado por nuestro ayudante", ha indicado el ayudante del sheriff Robin Limon en una rueda de prensa desde la sede del departamento en el centro de Los Ángeles.

La comisaría del sheriff de Lancaster publicó este domingo un mensaje a través de su cuenta en la red social Facebook después de que el ayudante del sheriff Angel Reinosa admitiera que fingió ser disparado.

"Enfadado. Avergonzado. Furioso. Increíble. Estas son algunas de las palabras que se escuchan por los pasillos de la comisaría desde anoche mientras nuestras agentes intentan concentrarse en la rueda de prensa sobre el incidente ocurrido en nuestra comisaría el miércoles 21 de agosto de 2019", ha afirmado.

Reinosa, de 21 años, aseguró que fue disparado en el pecho alrededor de las 14.50 (hora local) mientras se dirigía hacia su vehículo en el aparcamiento de los empleados de la comisaría de Lancaster, según las informaron las autoridades.

En ese momento, los investigadores creían que el chaleco antibalas de Reinosa le salvó la vida, pero que una bala le había rozado el hombre. Sin embargo, gran parte de la declaración de Reinosa "no tenía mucho sentido", según ha recalcado el capital del sheriff Kent Wegener, ya que no se encontraron balas en el lugar de los hechos. "Hubo muchas cosas que no cuadraban", ha aseverado Wegener.

Aunque Reinosa fue trasladado inicialmente a un hospital para recibir tratamiento, los detectives dijeron más tarde que no vieron "lesiones visibles", según Wegener.

Los investigadores y compañeros de Reinosa afirmaron que cuando llamó por la radio para advertir del incidente parecía estar demasiado tranquilo y que contaba con un agujero en la camisa demasiado grande para la herida que habría tenido.

Reinosa finalmente admitió ante los investigadores que "no recibió un disparo como afirmó anteriormente", según ha detallado Wegener. Reinosa aseguró que había usado un cuchillo para cortar dos agujeros en su camisa.

El caso será entregado ahora al fiscal de distrito del condado de Los Ángeles y Reinosa seguramente se enfrente a cargos por presentar un informe falso sobre un delito.

El alcalde de Lancaster, el republicano Rex Parris, ha señalado que "todos estamos avergonzados". "Al mismo tiempo estoy agradecido de que no haya un francotirador suelto y estoy muy orgulloso de cómo manejó la situación el Departamento del sheriff", ha añadido.

Para leer más