5 de junio de 2007

EEUU.- Bush critica el déficit democrático de Cuba y Venezuela y llama a los disidentes "a cambiar el mundo"

BERLÍN, 5 Jun. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Clara U. Molina) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, criticó hoy a los gobiernos "antidemocráticos" de países como Cuba, Rusia, China o Venezuela durante su discurso de apoyo a los disidentes de tales regímenes que tuvo lugar en el marco de la Conferencia sobre Seguridad y Democracia celebrada en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Praga.

"La población de Cuba está desesperada por obtener la libertad", apuntó el presidente de los EEUU. Por ello hemos de seguir insistiendo "en que se alcance allí la libertad de expresión y la libertad de asamblea", afirmó el político durante su discurso.

El presidente estadounidense se refirió a los disidentes como "personas que arriesgan a favor de sus ideales" quienes "el día de mañana serán los líderes" de sus países. Bush también se refirió a los "esfuerzos de Estados Unidos por establecer una relación de amistad" con países como Rusia o China para que "abran sus sistemas políticos".

Ante una audiencia internacional, Bush hizo esta tarde un repaso a los regímenes donde actualmente no se goza de "libertad y democracia" como Corea del Norte, Cuba, Venezuela, China o Rusia. También Pakistán, Vietnam, Líbano o Afganistán aparecieron en su discurso como países donde la labor de los disidentes "es uno de sus mayores recursos" en su camino hacia la democracia".

"Estas gentes están haciendo increíbles sacrificios y por ello merecen la admiración del mundo libre y nuestro apoyo", apuntó Bush esta tarde. "Estados Unidos continúa presionando a estos sistemas políticos para que den voz a sus gentes", afirmó.

"La libertad no es temporal", apuntó Bush. "Es de toda nación, persona y edad", subrayando que su país "cree profundamente en ese mensaje que fundamente la idea que todos los seres humanos son iguales" afirmó. Como cierre de su discurso Bush llamó a los disidentes a mantener "su fe en la libertad" como "motor" que les llevará a "cambiar el mundo".

Bush se reunió al mediodía con el presidente checo, Vaklav Klaus y el primer ministro, Mirek Topolanek, en el castillo de Praga para avanzar en las negociaciones sobre el proyecto estadounidense de establecer parte de su escudo antimisiles en República Checa.

En rueda de prensa tras el encuentro, el presidente estadounidense apeló a la cooperación al presidente ruso Vladimir Putin. "Moscú no debería temer el escudo antimisiles, sino cooperar", explicó el presidente de los EEUU. Un proyecto que Bush tildó de "clara medida defensiva" y no de un ataque hacia Rusia sino "contra verdaderas amenazas". "La guerra fría ya llegó a su fin", apostilló Bush.

El proyecto de defensa estadounidense recibe buenos ojos del Gobierno checo pero no por la población del país, ya que más del 60% rechaza el escudo antimisiles, según informa la prensa local en base a datos extraídos de encuestas. "La gente en República Checa no deberían tener que seguir eligiendo entre ser amigos de Estados Unidos o de Rusia", dijo este mediodía el presidente estadounidense. "Hoy son ambos posibles", afirmó en el Castillo de Praga sobre el escudo antimisiles que "será coordinado por la OTAN" según afirmó el político.

A raíz de la visita del presidente estadounidense, 30 activistas de Greenpeace se manifestaron en la capital checa en botes hinchables en el Modavia con eslóganes criticando el plan de defensa balística de EEUU así como la política medioambiental estadounidense.

PROTESTAS PROHIBIDAS

Como medida de seguridad, el Ministerio del Interior checo anunció oficialmente el lunes, pocas horas antes de la llegada del presidente, la prohibición de las protestas planeadas ante el Castillo de Praga. Los organizadores tildaron la medida de "escandalosa" y trasladaron las protestas en contra del escudo antimisiles estadounidense ante el Ministerio de Asuntos Exteriores, lugar donde se desarrolla la conferencia.

Según informa 'Der Standard' la razón de tal prohibición fue una petición expresa por parte estadounidense. "No queremos ninguna pelea con la policía, pero no podemos garantizar un desarrollo sin problemas" dijo el lunes un portavoz de los manifestantes. Esta tarde alrededor de 2.000 manifestantes se reunieron para expresar su rechazo hacia los planes estadounidenses de establecer parte de su escudo antimisiles en República Checa.

Por su parte, Radek Holy, del Ministerio de Interior, negó haber prohibido las demostraciones y aseguró éstas habían sido "trasladadas por razones de seguridad", según informó el rotativo 'Prague Daily Monitor'. Jan Tamas, representante del grupo opositor al escudo antimisiles No to Bases (No a las Bases) comunicó a los periodistas que los organizadores de las mismas tenían planeadas las demostraciones desde hace varias semanas."Todo estaba tranquilo hasta esta mañana", dijo Tamas ayer.

"La plaza Hradcanske acaba de ser cerrada por orden del ministro del Interior" apuntó, tras explicar que el objetivo de las protestas es que se celebraran a las 18:00 de ayer, horas antes de la llegada de Bush a la capital checa, para expresar la opinión de que la base estadounidense no aportaría nada a la seguridad de República Checa ni a la de Europa.

Hoy tuvo lugar también otra concentración convocada por parte de las Juventudes Comunistas ante la Embajada, situada en el centro histórico de la ciudad. La lista de protestas planeadas era mayor en principio, según informan medios locales, dado que los manifestantes "reservaron" lugares donde creían podrían encontrarse con Bush.

El viaje a Praga del presidente estadounidense es el inicio de un tour de ocho días en Europa durante el cual negociará sobre su proyecto de establecer parte de su escudo antimisiles en República Checa y Polonia. Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, respondió con amenazas militares hacia Europa a tales planes estadounidenses. Mañana habrán de reunirse ambos jefes de estado.