27 de octubre de 2015

EEUU enviará un buque destructor a una zona ubicada cerca de las islas artificiales construidas por China

WASHINGTON, 27 Oct. (Reuters/EP) -

   La Marina estadounidense planea enviar en las próximas 24 horas el buque destructor 'USS Lassen' a una zona ubicada dentro de doce millas náuticas de las islas artificiales que China construyó en el mar de China Meridional, en el primero de una serie de desafíos a los reclamos territoriales de Pekín, ha dicho este lunes un funcionario estadounidense.

   El patrullaje se realizará cerca de los arrecifes de Subi y Mischief de las islas Spratly, zonas que quedaban sumergidas bajo el agua durante la marea alta antes de que China comenzara un enorme proyecto de dragado para convertirlas en islas en 2014.

   El barco probablemente estará acompañado por un avión de vigilancia P-8A y posiblemente otro P-3 para el mismo propósito, que han estado desarrollando misiones en la región, según el funcionario, quien ha hablado bajo condición de anonimato.

   "Esto es algo que ocurrirá periódicamente, no será un evento extraordinario", ha manifestado. "No es algo sólo para China", ha agregado. El patrullaje será el desafío más directo de Estados Unidos al límite de dice millas náuticas que China reclama alrededor de la islas.

   La decisión puede tensar aún más unas relaciones tirantes con China, la segunda economía mundial, que tiene fuertes lazos económicos y comerciales con Estados Unidos.

   En este sentido, la Embajada china en Washington ha afirmado este mismo lunes que el concepto de libertad de navegación "no debe ser utilizado para hacer exhibiciones de fuerza ni minar la soberanía y seguridad de otros países".

   El portavoz de la Embajada, Zhu Haiquan, ha remachado que Estados Unidos "debería evitar decir o hacer nada provocativo y actuar de forma responsable para mantener la paz y la estabilidad regional".

   China reclama soberanía de la mayor parte del Mar de China Meridional y el Ministerio de Relaciones Exteriores advirtió el 9 de octubre de que "nunca permitiría una violación de las aguas territoriales del país y su espacio aéreo en las islas Spratly, en nombre de la protección de la libertad de navegación y de sobrevuelo".