11 de marzo de 2007

EEUU/Colombia.- Bush llega a Colombia entre grandes medidas de seguridad para reunirse con Uribe

BOGOTÁ, 11 Mar. (EP/AP) -

El presidente estadounidense George W. Bush llegó el domingo a Bogotá en una breve parada para encontrarse con su colega colombiano Alvaro Uribe, uno de sus aliados más importantes en Latinoamérica, y a quien más apoyo le brinda en sus esfuerzos por combatir el narcotráfico y las guerrillas.

La visita se produce justo cuando Uribe se enfrenta a una crisis derivada del encarcelamiento de ocho congresistas oficialistas y de su ex jefe de inteligencia por investigaciones que tratan de dilucidar las relaciones que mantenían con organizaciones paramilitares de extrema derecha, por lo que la visita de Bush es vista como un espaldarazo a su gestión en momentos complicados.

Uribe, en una entrevista el jueves, pidió a Estados Unidos que mantenga el apoyo brindado desde hace cuatro años al 'Plan Colombia', una iniciativa mayoritariamente militar para combatir las guerrillas izquierdistas y el narcotráfico a la que Washington ha destinado unos 4.000 millones de dólares desde el 2000, algo que se ve más difícil desde que en noviembre los demócratas controlan el legislativo estadounidense.

"No hemos ganado todavía pero vamos ganando y vamos a persistir", reconoció el gobernante respecto a los cuestionados resultados del Plan Colombia, dado que la cocaína sigue traficándose en las calles de Estados Unidos y Europa y ningún alto mando guerrillero ha sido capturado desde que la iniciativa está vigente, aunque sí consiguió despojar a los rebeldes de regiones en las que tenía una fuerte presencia.

También busca de una manera de impulsar el tratado de libre comercio que ambos países negociaron y que enfrenta reveses en el Capitolio. Además, se encuentra el tema de la promoción de biocombustibles.

Para la visita de Bush, el dispositivo de seguridad instalado por las autoridades es imponente. Más de 21.000 efectivos de las fuerzas armadas vigilan la capital desde helicópteros, en las azoteas de los edificios más altos y en las calles.

Tropas armadas y pelotones antidisturbios están preparados para contener cualquier desorden público.

"Todo es normal en Bogotá, no hemos tenido ningún incidente y hay policías y fuerzas militares desplegadas desde el aeropuerto hasta la Casa de Nariño (sede del Gobierno)", dijo el general Jorge Daniel Castro, director de la Policía Nacional.

Bush, aparte del encuentro con Uribe, programó una reunión con representantes de la sociedad afrocolombiana que han sido beneficiados por los programas sociales del Plan Colombia, una visita a una exposición de artesanías --todo esto en la sede presidencial--, y una pasada por la sede diplomática de su país antes de marcharse.

El partido izquierdista Polo Democrático Alternativo convocó a una concentración para rechazar la presencia del mandatario estadounidense. En el transcurso de la semana hubo choques aislados en los alrededores de la Universidad Nacional en donde manifestantes encapuchados lanzaron estruendosos explosivos artesanales contra la Policía, que mantuvo controlada la situación y no reportó heridos ni capturados.

Ante la visita, se percibía en la población cierta animadversión . "Normalmente me gano un domingo 120.000 pesos (54 dólares) y hoy no alcanzo a 50.000 pesos (22,7 dólares)", dijo el taxista Felipe Rodríguez, quien calificó de inútil la venida de Bush.

"No sé por qué viene. Uribe se va a agachar a los pies de Bush pidiendo el tratado de libre comercio y no se lo va a dar", añadió.

En la base aérea a la que llegó el avión Air Force One se ubicó un helicóptero y pequeñas banderas de Colombia. Más de una docena de perros antiexplosivos olfatearon cada rincón de las instalaciones, mientras el personal de seguridad estadounidense revisó a cada individuo en el lugar, incluidos los rifles de los cadetes que flanquean la alfombra roja instalada para que Bush descendiera del avión al lado del ministro de Exteriores Fernando Araújo.