3 de febrero de 2006

EEUU/Colombia.- EEUU intervendrá para que candidatos presidenciales vinculados con 'paras' sean excluidos de las listas

El presidente Uribe no reconoce presiones de EEUU en la decisión de sacar del partido a las congresistas por ese motivo

BOGOTA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Administración del presidente George W.Bush ordenó a la Embajada de Estados Unidos en Bogotá que notifique a políticos y candidatos a las elecciones presidenciales del próximo 19 de mayo que "no verá con buenos ojos la inclusión en las listas (electorales) de personas con vínculos con el paramilitarismo", según informaron fuentes del Ministerio estadounidense de Exteriores citadas por el diario colombiano 'El Tiempo'

Aunque el jefe del partido Colombia Democrática, Mario Uribe, se negó a confirmar que hubiera tenido presiones de Estados Unidos para sacar a Rocío Arias y Eleonora Pineda del partido, las congresistas aseguraron que esa fue la razón que él les dio.

Por su parte, el presidente Alvaro Uribe se limitó a decir lo siguiente: "Hemos tomado esta decisión después de analizar el momento político y porque creemos que nos va mejor sin ellas".

Arias relató, en medio de sollozos, que en la tarde del pasado lunes Uribe le anticipó lo que dos días después le ratificó en Bogotá: que se veía obligado a sacarlas del movimiento porque, de lo contrario perdería, su visado de ingreso a EEUU, donde tiene dos hijos estudiando.

El pasado 16 de diciembre, el propio embajador de Estados Unidos, William Wood, dijo en Bogotá que su Gobierno alentaría a Uribe para "que se le eliminen todos los beneficios a cualquier beneficiario bajo la Ley de Justicia y Paz, quien esté involucrado directa o indirectamente en corrupción o intimidación en las elecciones".

TODO POR LA EXTRADICION

Las palabras de Wood ese día provocaron una tempestad en la Casa de Nariño. Como nunca antes, el presidente Uribe reaccionó indispuesto y, en una comunicación de solo dos párrafos notificó a Washington que no estaba dispuesto a tolerar su intromisión en los asuntos internos. "El Plan Colombia no puede ser utilizado por Estados Unidos como un elemento de presión sobre nuestro país", dijo la Casa de Nariño.

Para el Departamento de Estado norteamericano, los paramilitares colombianos son una organización "terrorista", según el listado anual que publica.

La semana pasada, la revista colombiana 'Cambio' publicó una titulada 'La lupa de Washington', en la que reveló que, "detrás de la tormenta política que sacude a Colombia por la purga de las listas al Congreso, hay señales claras de Estados Unidos".

Después de todo, no hay duda de que Washington mantiene un control a corta distancia, de la coyuntura política colombiana. El lunes de la semana pasada Uribe recibió al embajador Wood en la Casa de Nariño y al mismo tiempo algunos dirigentes políticos han ido a tomar café a la oficina del embajador.

Además de su rechazo a tener relaciones con amigos de actores "terroristas", la preocupación del Gobierno de Estados Unidos por la llegada de personas vinculadas a los 'paras' al Congreso colombiano es el peligro que estos puedan representar para la extradición.

Para Washington la figura de la extradición es 'intocable'. De hecho, el presidente Uribe repite que "esa institución no es negociable", aunque se ha negado a enviar a siete jefes 'paras' solicitados por la justicia estadounidense acusados por narcotráfico.