26 de septiembre de 2006

EEUU/Colombia.- La embajada de EEUU en Colombia mantiene la alarma por un posible atentado terrorista en Bogotá

BOGOTÁ, 26 Sep. (EP/AP) -

El embajador de Estados Unidos en Colombia, William Wood, ratificó el lunes la alerta terrorista su oficina emitió la semana pasada a sus funcionarios que residen en Colombia. A pesar de que el Gobierno colombiano mantiene que son acusaciones falsas y sin confirmar, que sólo consiguen alarmar a la población.

"Continúa habiendo una amenaza terrorista en Colombia", aseguró Wood a reporteros durante una rueda de prensa en esta ciudad. Aclaró que a pesar de ello EEUU seguía comprometido en continuar la colaboración con el gobierno colombiano y las autoridades nacionales.

El vicepresidente Francisco Santos, en declaraciones a la prensa, explicó que se sentía sorprendido por la advertencia lanzada el jueves por la Embajada, en la cual aconseja a los estadounidenses residentes en Bogotá no ingresar a centros comerciales al norte de esta capital por amenazas terroristas.

Santos preciso que el viernes "con toda tranquilidad" había asistido al cine con uno de sus hijos. Consideró equivocada la forma como la embajada alertó de los planes terroristas sin consultar previamente con las autoridades locales.

Wood lamentó la confusión que se presentó por el aviso y aseguró que llegó a un acuerdo con el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, para que no se repita esa falla de comunicación.

El ministro de Defensa indicó el viernes a la emisora Caracol que, confrontados los servicios de inteligencia colombianos, se detalló que ninguno de ellos había entregado información de las presuntas amenazas con explosivos a los centros comerciales.

En tanto, el alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, molesto dijo a reporteros que "de todos lados existe mucha iniciativa de información, pero también una gran complejidad en la desinformación".

Las áreas de advertencia son visitadas diariamente por millares de personas en comercios múltiples donde la guerrilla en el pasado ha realizado atentados explosivos.

El comunicado le exigía a unos 500 empleados colombianos de la Embajada y a los funcionarios estadounidenses no visitar los centros comerciales hasta el 1 de octubre.