5 de junio de 2007

EEUU/Cuba.-Diputados de EEUU dicen, tras su viaje comercial a Cuba, que el pueblo parece "relajado" ante los cambios

WASHINGTON, 5 Jun. (EP/AP) -

Un grupo de diputados estadounidenses que visitó Cuba la semana pasada afirmó hoy que ha visto cambios en La Habana y en los cubanos, de los que dijeron se muestran "tranquilos" y "relajados", pero consideró que no cree que se produzcan, al menos a corto plazo, una variación en la orientación del gobierno de la isla.

"Pese a los grandes cambios que el país puede haber tenido, pienso que va a continuar por mucho tiempo en la línea en que está, aun cuando se instalen gobernantes nuevos...", dijo Marion Berry, la único de los cinco visitantes de la delegación bipartidista que había visitado anteriormente la isla.

Por su parte, la diputada demócrata de Conneticut, Rosa deLauro, declaró que observó cómo el pueblo cubano toma "con tranquilidad" el traspaso de poderes del jefe del Estado, Fidel Castro a su hermano Raúl.

"Pienso que están en favor de un cambio, pero que el cambio tiene que originarse en el pueblo cubano y no en Washington ni Miami", dijo DeLauro en una conferencia telefónica para hablar sobre el viaje.

El objetivo del viaje fue la exploración de oportunidades en el comercio agrícola y para ello se reunieron con varios miembros del gobierno de La Habana. Los encuentros dieron como resultado acuerdos comerciales que podrían alcanzar los 150 millones de dólares anuales.

DeLauro, presidenta del subcomité de apropiaciones agrícolas, dijo que esperaba incluir con apoyo republicano en la ley de presupuesto para la agricultura del próximo año fiscal algunas provisiones que ablanden el trato estadounidense hacia Cuba.

Berry dijo que al llegar a Cuba seis años después de su primer viaje ha encontrado cambios incluso entre los miembros del gobierno que "parecían más relajados" y dispuestos hasta a hablar en inglés. "En nuestro primer viaje se resistieron a hablar en inglés con un estadounidense", dijo Berry, demócrata de Arkansas. "Estuvieron ahora incluso más dispuestos a hablar de negocios y tener una discusión".

Indicó también que "la apariencia" no sólo del área rural sino de la condición de los edificios en La Habana "ha pasado por una enorme mejora, y en el propio pueblo cubano se ve a todo el mundo mucho más relajado". "Nos permitieron incluso estar alrededor de muchas personas, que en mi primer viaje nos habían negado el contacto", detalló el diputado.

"Entonces, la evidencia de que el pueblo cubano estaba mejor (que antes) me resultó obvia", añadió.

DeLauro aclaró que no hubo un contacto directo con disidentes y activistas contra el gobierno, aunque sí se dieron reuniones "con una variedad de personas preocupadas por los derechos humanos".

Berry insistió en que en esos contactos en Estados Unidos los diputados "hemos tocado todos los temas, desde derechos humanos a la salud del presidente Castro, lo que viene ahora y los cambios que están teniendo lugar".