14 de febrero de 2007

EEUU/Cuba.- Un directivo de TV Martí reconoce que recibió más de 100.000 dólares en sobornos de una productora

MIAMI, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un ex directivo de la televisora TV Martí, propiedad del Gobierno estadounidense, ha reconocido que recibió más de 100.000 dólares en soborno de una productora, a cambio de aprobar pedidos para servicios de programación.

José M. Miranda, alias 'Chema', confesó ayer que a sus manos fueron a parar 73 cheques de la empresa Perfect Image, por un valor de 122.000 dólares, en compensación a sus favores a la compañía, informa el diario El Nuevo Herald.

Miranda se declaró culpable, tras aceptar que tenía un acuerdo con el dueño de Perfect Image, según el cual él recibió durante tres años una parte del dinero que la productora cobraba al canal por servicios.

Las actividades de sobornos estuvieron vigentes desde noviembre de 2001 hasta diciembre de 2004, señaló la fiscalía federal. "Basándonos en las pruebas reunidas en entrevistas y documentos, el acusado Miranda llegó a recibir hasta el 50 por ciento que TV Martí pagaba al vendedor", indica un comunicado de la procuraduría.

En noviembre pasado, el ex directivo fue acusado también de mentir al Gobierno federal al no declarar sus ingresos adicionales en la documentación tributaria correspondiente a los años 2002, 2003 y 2004.

Documentos oficiales precisan que, de 2001 a 2006, Perfect Image recibió al menos 239.000 dólares de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OCB), agencia gobernamental destinada a promover a través de radio y televisión la subversión interna en Cuba.

Los primeros ensayos de la televisora contra el país caribeño comenzaron en 1989, ordenados por la administración del presidente George Bush (padre). El 27 de marzo de 1990 salió oficialmente la primera programación.

Decenas de millones de dólares de los contribuyentes norteamericanos han sido asignados a esas transmisiones durante más de casi 17 años, en abierta violación de las regulaciones internacionales de telecomunicaciones.

Estados Unidos ha utilizado diversos soportes técnicos (torres, barcos, aerostatos y aviones) para tratar que la señal audiovisual sea recibida en Cuba. Sin embargo las autoridades cubanas lograron bloquear el desestabilizador canal.

Esas transmisiones son un ingrediente clave del informe de la llamada Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre, establecida por el presidente estadounidense, George W. Bush, en su intento de destruir la Revolución Cubana.