15 de junio de 2012

EEUU pide a Cuba que libere inmediatamente a Gross y afirma que el contratista es incapaz de caminar

WASHINGTON, 15 Jun. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Estados Unidos ha pedido al Ejecutivo cubano que libere inmediatamente al contratista estadounidense Alan Gross, que cumple una condena de 15 años por espionaje, y ha dicho que su salud ha empeorado hasta el punto de ser incapaz de caminar.

La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland, ha señalado que Washington ha solicitado a La Habana que entregue información acerca de su situación a la familia de Gross para que puedan saber si se encuentra bien y si está recibiendo el tratamiento adecuado.

"Ha perdido más de 45,5 kilos desde su arresto. Sufre de artritis degenerativa grave y ya no es capaz de caminar en su celda. Además, tiene otros problemas de salud que le provocan dolor y que requieren tratamiento", ha dicho. "Pedimos al Gobierno de Cuba que libere inmediatamente a Gross y que lo entregue a su familia", ha agregado Nuland.

En mayo, La Habana aseguró que el contratista está en "buenas condiciones físicas", al tiempo que ha reiterado su deseo de dialogar con Estados Unidos sobre el caso.

En este sentido, el jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, Jorge Bolaños, apuntó que Gross "recibe atención médica especializada y alimentación balanceada". Asimismo, destacó que tiene "acceso consular sistemático", mantiene una "comunicación estable" con su familia y recibe visitas de amistades y personalidades políticas y religiosas.

Por contra, Gross calificó de "disparate" el trato que recibe en la cárcel, y manifestó que vive en un hospital con seguridad donde puertas y ventanas tienen rejas, y denunció que la comida que le sirvieron durante los primeros meses en prisión estaba "infestada de insectos".

'CASO GROSS'

Gross fue detenido cuando estaba trabajando para la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) con el objetivo de facilitar el acceso a Internet a los judíos que residen en Cuba. Por ello, fue hallado culpable de un delito de "actos contra la independencia o la integridad del Estado".

Bolaños recordó que "Gross no está preso por ayudar a los judíos a conectarse a Internet", y dijo que "todas las sinagogas de la isla tienen Internet y lo tenían antes de que él viniera al país", sino por "implementar un programa del Gobierno de Estados Unidos para atentar contra el orden constitucional cubano".

"Gross no es un trabajador voluntario que vino a ayudar al pueblo de Cuba, es un profesional pagado por el Gobierno de Estados Unidos", recalcó, destacando que las actividades encubiertas realizadas por Gross constituyen delitos en muchos otros países del mundo, incluyendo Estados Unidos".

'LOS CINCO'

Por otro lado, Bolaños comparó la situación de Gross con la de los cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos por espionaje, y aseguró que las condiciones del contratista "son muy distintas al régimen cruel de aislamiento" que se les ha impuesto a los isleños en el país norteamericano.

Así, apuntó que 'los cinco' "tienen estrictas restricciones para dar entrevistas a la prensa de Estados Unidos" y que dos de ellos, René y Gerardo, no han podido recibir la visita de sus esposas, Olga y Adriana, respectivamente, a pesar de que la madre de Gerardo falleció mientras él estaba en prisión.

Sobre la breve estancia de René en Cuba, afirmó que su caso y el de Gross "son muy diferentes" porque el cubano "cumplió hasta el último día su sentencia" y "permanece en Estados Unidos contra su voluntad", por lo que la decisión de una jueza de Florida de autorizar su viaje a la isla "se corresponde plenamente con las condiciones establecidas para su libertad supervisada".

Bolaños también defendió que 'los cinco' llevan casi catorce años encarcelados "por buscar información sobre grupos terroristas que atentaron contra Cuba desde Estados Unidos". "Esa información ayudó a salvar vidas en ambos países. No obtuvieron secretos del Gobierno ni atentaron contra la seguridad de Estados Unidos", sostuvo.