15 de agosto de 2006

EEUU/Cuba.- Washington pide a seis países que reciban al terrorista Posada Carriles pero ninguno acepta

MIAMI, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha pedido a seis países que acepten recibir en su territorio al terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles, conocido anticastrista acusado de cometer varios atentados contra la isla, pero reconoció que los seis gobiernos no han aceptado la propuesta.

Así se hizo saber durante una audiencia en una corte federal, en la que Posada Carriles pidió al juez que lo libere del centro donde está retenido. De 78 años, ha estado bajo la custodia de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) desde que funcionarios de inmigración lo detuvieron en Miami el 17 de mayo de 2005.

Ayer fue la primera vez que Washington mencionó públicamente la cantidad de países con los que ha conversado para expulsar a Posada Carriles de Estados Unidos. El año pasado, un juez de inmigración prohibió que fuera deportado hacia Cuba o Venezuela, pero ordenó su expulsión a cualquier otro país que estuviera dispuesto a acogerlo.

Además de Canadá y México, los otros cuatro países que rechazaron aceptar en su territorio a Posada Carriles fueron Honduras, Costa Rica, Guatemala y El Salvador, según informa la prensa local de Miami, recogida por Europa Press.

Eduardo Soto, abogado de Posada Carriles, dijo al juez que esa intención del Gobierno demuestra que EEUU no puede deportar a Posada Carriles y, por consiguiente, debe ser dejado en libertad. "No hacer esto sería violar la decisión de 2001 de la Corte Suprema contra una detención indefinida de extranjeros no deportables", recordó.

Por su parte, Ethan Kanter, abogado del Departamento de Justicia, pidió al juez que rechace la petición de Posada Carriles, ya que los esfuerzos de Washington por sacarlo del país continúan, y también porque la decisión del Supremo permite la detención indefinida de individuos que representan un peligro para la comunidad.

Posada Carriles está acusado del atentado con explosivos contra un avión cubano en la isla de Barbados en 1976, en el que murieron todos los ocupantes, las bombas colocadas en hoteles y lugares turísticos de la isla en 1997 y 1998 y un complot para asesinar a Fidel Castro en Panamá en el año 2000.