5 de agosto de 2009

EEUU dice no hizo promesas a Corea Norte por liberar periodistas

Por Matt Spetalnick

WASHINGTON (Reuters/EP) - El Gobierno de Obama insistió el martes en que no ofreció concesiones a Corea del Norte en su disputa nuclear con Occidente a cambio de la liberación de dos periodistas estadounidenses al ex presidente Bill Clinton.

Sin embargo, un funcionario estadounidense de alto rango, sin entregar detalles, que Clinton no habló con los líderes de Corea del Norte sobre las "cosas positivas que podrían surgir" de liberar a las dos mujeres que permanecían detenidas en Pyongyang desde mazo.

Clinton es el estadounidense de mayor rango que visita Corea del Norte desde que fue presidente hace una década, pero colaboradores del mandatario Barack Obama rechazaron cualquier insinuación de que haya abierto un canal diplomático con Pyongyang.

Analistas advirtieron que Obama, en el cargo desde enero, enfrenta la arriesgada tarea de intentar convencer al empobrecido Estado a renunciar a su sueño de convertirse en una potencia nuclear sin que sea visto como un premio a sus reiteradas provocaciones.

Obama llamó a las familias de Laura Ling y Euna Lee para expresar su alivio por su liberación. Sin embargo, el funcionario de Gobierno también advirtió que Pyongyang enfrenta un mayor aislamiento si continúa desafiando a las demandas internacionales por su programa de misiles nucleares.

"Aclaramos en todas las comunicaciones que tuvimos con los Norcoreanos, y el presidente Clinton destacó en todas sus conversaciones, que esta era una misión puramente humanitaria", dijo a periodistas el funcionario, bajo condición de anonimato, luego de que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-il perdonó a las periodistas y les permitió partir con Clinton.

Dijo que su liberación era un asunto "totalmente separado de los temas entre Corea del Norte y la comunidad internacional".

Sin embargo, el funcionario reconoció: "Estoy seguro de que el presidente Clinton presentó a Kim su visión sobre la desnuclearización".

Corea del Norte solicitó la visita de Clinton y el Gobierno de Obama la aprobó sólo después de que Pyongyang dio garantías de que las periodistas serían liberadas y que no habría relación con el tema nuclear, dijo el funcionario.