30 de marzo de 2007

EEUU.- George W. Bush exhorta al Congreso de EEUU que apruebe el Tratado de Libre Comercio con Colombia, Panamá y Perú

WASHINGTON, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, exhortó hoy al Congreso que apruebe los Tratados de Libre Comercio (TLC) con Colombia, Panamá y Perú. Así, reafirmó su compromiso de abrir más los mercados internacionales, especialmente, en América Latina.

En un discurso ante la Asociación Nacional de Ganaderos estadounidenses, Bush manifestó que estos tres países son "mercados importantes" para los ganaderos y para el mercado de bienes y servicios de este país, informó la prensa local.

De esta manera, consideró "esencial" el voto afirmativo del Parlamento norteamericano para que entren en vigor los TLC con estas naciones latinoamericanas y pidió evitar el "proteccionismo económico", pues aseguró que los estadounidenses no pueden dejar pasar estas oportunidades que permitirán mejorar "los resultados que está cosechando el país".

Ayer, el Partido Demócrata pidió "enmendar" los acuerdos comerciales negociados con Colombia, Panamá y Perú, al expresar que existe la necesidad de generar mayor protección a los trabajadores y el medio ambiente.

Aunque Bush no hizo alusión a estos temas admitió que la mejor manera de promover el crecimiento económico es "encontrar nuevos mercados" para la producción de Estados Unidos, y aprovechó la ocasión para alabar su gestión en la que se ha logrado suscribir acuerdos con 11 países, cuando anteriormente sólo eran tres.

También destacó que el libre comercio tiene como ventaja que baja los precios para los consumidores porque la competencia aumenta "siempre que las reglas del juego sean justas", por lo que consideró que "si nos tratan como tratamos nosotros a los demás, compitamos entonces".

De esta manera, el mandatario norteamericano aclaró que la mejor forma de obtener resultados positivos en la economía es que el Congreso apruebe la ampliación de la Autoridad para la Promoción Comercial (TPA) -conocida como "fast track"- que impide a los parlamentarios hacer enmiendas a los acuerdos ya suscritos.

En su opinión, esto sería una "herramienta increíblemente importante" que permitirá concretar pactos importantes ya que le garantiza a los futuros socios comerciales que el Congreso de Estados Unidos no modificará los documentos después de haberse rubricado.