12 de abril de 2014

EEUU/Irán.- Condenado a diez años de prisión un exmarine de origen iraní acusado de espionaje en Irán

WASHINGTON, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El exmarine de origen iraní Amir Hekmati, que fue condenado a pena de muerte en Irán por su supuesta relación con la CIA --aunque finalmente la sentencia fue anulada--, ha sido juzgado de nuevo de forma secreta y condenado a diez años de prisión.

El abogado de Hekmati, Mahmoud Alizadeh Tabatabaei, ha denunciado que en diciembre su cliente fue considerado culpable de "colaboración con el Gobierno estadounidense" y condenado a diez años de prisión, en un nuevo juicio del que el exmarine no ha recibido ninguna notificación.

Tabatabaei ha explicado en declaraciones al diario estadounidense 'The New York Times' que ha conocido este nuevo juicio a través de funcionarios judiciales, que ha relatado tanto a su cliente, encarcelado en una prisión e Teherán, como a su familia, en conversaciones telefónicas.

Hekmati, un ciudadano de origen iraní nacido hace 28 años en el estado norteamericano de Arizona, fue encarcelado en Teherán en agosto de 2011 y sentenciado a muerte por cargos relacionados con el espionaje, que finalmente fueron retirados.

El exmarine, de 30 años, se ha declarado inocente en numerosas ocasiones. Fue arrestado cuando se encontraba en Teherán apra conocer a su familia. Las autoridades estadoundienses aseguran que abordan su situación en todas las reuniones que mantienen con miembros del Ejecutivo iraní.

"Bajo la normativa iraní, y debido a su buen comportamiento en la cárcel, estoy intentando que sea liberado después de cumplir una condena de tres años", ha explicado el abogado. Si Tabatabaei consiguiese esta opción, el exmarine sería liberado el próximo mes de agosto.

Sin embargo, el abogado ha resaltado que cualquier gesto recíproco que diesen las autoridades estadounidenses podría ayudar para la liberación de su cliente. "Esto es muy importante, si cualquiera de esos prisioneros es liberado en Estados Unidos, habrá más indulgencia", ha afirmado.

El Departamento de Justicia estadounidense cifra en 38 a los ciudadanos iraníes que están encarcelados en Estados Unidos por varios delitos, la mayoría de ellos relacionados con el fraude y tráfico de drogas, aunque Teherán considera esta lista mucho más larga al incluir a los descendientes de iraníes.