4 de abril de 2012

El 62% de los judíos de EEUU reelegiría a Obama y sólo el 4% considera Israel como asunto preferencial

WASHINGTON, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El 62 por ciento de los votantes judíos de Estados Unidos ha mostrado su preferencia por la reelección del presidente del país norteamericano, Barack Obama, en las elecciones de noviembre, y únicamente el cuatro por ciento de ellos ha definido a Israel como el asunto más importante a la hora de influir su voto, según un sondeo realizado por el Instituto de Investigación de Religiones Públicas, con sede en Washington.

En las elecciones presidenciales de 2008, el 78 por ciento de los judíos estadounidenses votó por Obama, pero, según los encargados del estudio, los datos de este año reflejan un porcentaje similar al registrado a estas alturas de la anterior campaña. Asimismo, estos datos muestran un mayor apoyo a Obama por parte de la comunidad judía que el registrado de media.

De los judíos que votaron a Obama en 2008, el 86 por ciento quiere que sea reelegido, mientras que el siete por ciento ha señalado que preferiría a un candidato republicano. Además, el 58 por ciento de los votantes judíos aprueba el desempeño de su cargo por parte del presidente, mientras que el 34 lo desaprueba.

Por contra, el 36 por ciento ha manifestado que "no está seguro" sobre su opinión acerca de cómo Obama está manejando el conflicto árabe-israelí, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.

Respecto a los candidatos republicanos, el 67 por ciento de los votantes judíos mantiene opiniones "bastante o muy desfavorables" respecto al ex gobernador de Massachussets Mitt Romney, pese a lo que el 58 por ciento le prefiere antes que al resto de candidatos. Por detrás se colocan el ex senador de Pennsylvania Rick Santorum, con un 15 por ciento; el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, con un trece por ciento; y el congresista Ron Paul, con un doce por ciento.

IMPORTANCIA DE LA ECONOMÍA

Sobre la importancia que los votantes judíos estadounidenses dan a Israel, el sondeo muestra que únicamente el cuatro por ciento lo define "como el asunto más importante" a la hora de decidir su voto. La economía es el asunto principal para el 51 por ciento, mientras que para el 15 por ciento lo es "la distancia creciente entre ricos y pobres".

Alrededor de dos tercios creen que el Ejecutivo debería hacer más para reducir esta diferencia, y el 81 por ciento está a favor de elevar los impuestos a los ciudadanos que ganen más de un millón de dólares (757.524 euros) al año. El diez por ciento está más preocupado por la salud, mientras que el siete por ciento considera vital el déficit federal. Por último, sólo el dos por ciento está preocupado por Irán y el uno por ciento por el medio ambiente, la inmigración, el matrimonio homosexual y el aborto.

Pese a ello, Israel es el punto que define la identidad judía entre esta comunidad en Estados Unidos. Preguntados sobre qué cualidades son las más importantes de esta identidad, el 46 por ciento menciona su compromiso con la igualdad social, el 20 por ciento hace referencia a su apoyo a Israel y el 17 por ciento apunta a la observancia religiosa. Respecto a qué cuestión influye sus creencias políticas, el 87 por ciento cita el Holocausto, el 85 por ciento "las oportunidades de éxito económico" en Estados Unidos, y el 66 por ciento se refiere a ser una minoría religiosa en el país.

CONFLICTO CON PALESTINA

Pese a que el Gobierno de Obama ha señalado en reiteradas ocasiones que la cooperación militar entre Estados Unidos e Israel es más estrecha que nunca, sólo el siete por ciento de los votantes judíos del país se muestra a favor de esta idea, mientras que el 54 por ciento cree que sigue igual y el 37 por ciento apunta que "están peor".

El 53 por ciento de los judíos estadounidenses ha dicho que apoyarían la creación de un Estado palestino, mientras que el 42 por ciento se opone a la idea. En este sentido, el 63 por ciento apuesta por la vía diplomática para asegurar la paz, mientras que el 24 por ciento aboga por la acción militar.

Respecto a Irán, el 59 por ciento considera la opción militar la vía que Washington ha de adoptar para detener el programa nuclear del país persa si fracasan las sanciones, mientras que el 37 por ciento se muestra contrario a esta opción.

Por último, la inmensa mayoría cita las amenazas exteriores como el principal problema de Israel --el 90 por ciento apunta al conflicto árabe-israelí, mientras que el 83 por ciento lo hace a Irán--, al tiempo que el 53 por ciento menciona el control de la vida religiosa por parte de la comunidad ultraortodoxa y el 38 por ciento a las desigualdades sociales.