6 de mayo de 2011

EEUU.- El jefe de Estado Mayor ruso pide un acercamiento con EEUU en el proyecto de escudo antimisiles

MOSCÚ, 6 May. (Reuters/EP) -

El jefe de Estado Mayor de la Defensa ruso, el general Nikolai Makarov, ha subrayado este viernes que Rusia y Estados Unidos deben aumentar sus esfuerzos para acabar con sus diferencias en el proyecto del escudo antimisiles norteamericano en Europa, según han informado las agencias de noticias rusas.

El general Makarov se ha reunido este viernes con su homólogo estadounidense, el almirante Mike Mullen, después de las críticas del Gobierno ruso al acuerdo alcanzado por Estados Unidos con Rumanía para instalar uno de los interceptadores de su escudo antimisiles en el país europeo.

"Necesitamos buscar enfoques comunes y avances en este tema", ha asegurado el general Makarov, tras la reunión mantenida con Mullen en San Petersburgo, según la agencia de noticias estatal rusa Itar-Tass.

El jefe de Estado Mayor ruso ha confiado en que su país y Estados Unidos puedan alcanzar un acuerdo sobre el escudo antimisiles "a pesar de la enorme cantidad de diferentes opiniones" que mantienen sobre este proyecto.

Por su parte, el almirante Mullen ha subrayado que el escudo antimisiles que su país planear desplegar durante los próximos diez años en Europa no comprometerá la seguridad de Rusia debilitando su arsenal de misiles nucleares.

"El sistema no está en modo alguno concebido contra Rusia y su pueblo", ha subrayado el más alto mando estadounidense. Mullen ha afirmado que el presidente estadounidense, Barak Obama, le ha dado garantías de que este sistema sólo tiene fines defensivos.

Estados Unidos mantiene que el escudo antimisiles tiene como objetivo la protección ante un potencial ataque con proyectiles por parte de Irán. El Gobierno estadounidense decidió en 2009 abandonar el proyecto de escudo antimisiles diseñado durante la etapa de George W. Bush como presidente, que contemplaba la instalación de interceptadores de largo alcance en Polonia y un radar en República Checa.

A pesar de haber abandonado ese proyecto, Rusia también tiene recelos por los nuevos planes para instalar un escudo antimisiles con interceptadores de más corto alcance, algunos de ellos instalados en el mar.

El pasado martes, Rusia critió el acuerdo entre Estados Unidos y Rumanía para instalar los interceptadores del sistema en el país europeos y aseguró que Washington ha decidido presionar con este proyecto a pesar de las promesas de cooperación con Rusia.

Rusia reclama a Estados Unidos y a la OTAN tener el mismo peso en el diseño del escudo antimisiles en Europa o, al menos, que le den garantías de que este sistema no apuntará a sus misiles.