18 de mayo de 2006

EEUU/México.- Bush pide fondos al Congreso de EEUU para reforzar la seguridad en la frontera con México

WASHINGTON, 18 May. (EP/AP) -

El presidente estadounidense, George W. Bush, elevó hoy al Congreso una solicitud de 1.900 millones de dólares para mejorar la seguridad en la frontera con México, mientras los partidarios de la reforma migratoria reafirmaron su control del Senado.

La Casa Blanca argumentó que con dichos fondos se pagarían "a los primeros 1.000 de los 6.000 agentes nuevos de la Patrulla Fronteriza que serán apostados en los próximos dos años", y se sufragaría el envío temporal de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera. Asimismo, una parte de los fondos serviría para construir barreras y adquirir dos aviones no tripulados de vigilancia y cinco helicópteros para contener la inmigración ilegal.

Mientras la petición de la Casa Blanca iba al Congreso, Bush viajaba a Yuma, Arizona, para subrayar su compromiso de mejorar el control de la frontera y el Senado debatía la reforma de la ley de inmigración más exhaustiva de las últimas dos décadas.

Se aprobó por 65 votos y 43 en contra que un trabajador con visado temporal puede por su cuenta pedir la residencia si el Gobierno determina que no hay trabajadores estadounidenses que ocupen su puesto de trabajo.

El senador republicano John Cornyn, de Texas, se opuso a la norma señalando que "soslaya a los trabajadores estadounidenses y favorece a los trabajadores extranjeros".

Mientras, el senador republicano por Pensilvania, Arlen Specter, presidente del Comité Judicial, consideró: "Me parece más importante que el inmigrante no esté sujeto al control del empleador en una situación en la que podría haber coerción y presión...".

Senadores influyentes han expresado su esperanza de aprobar la polémica ley la semana próxima. Esta incluye un control más estricto de la frontera, la creación de nuevos visados temporales de trabajo y la posibilidad de acceso a la ciudadanía para millones de inmigrantes ilegales que se encuentran en el país. Las perspectivas de su aprobación final son inciertas, dada la fuerte oposición de los republicanos a la propuesta de Bush sobre ciudadanía.

Bush acompañó su petición de fondos con la promesa de que no aumentaría el déficit a corto plazo. La Casa Blanca anotó que compensaría el gasto con el "aplazamiento de ciertas gestiones de abastecimiento militar menos urgente" a futuros proyectos de ley.