26 de junio de 2012

EEUU/México.- La comisión parlamentaria que investiga la operación Rápido y Furioso pide los documentos a la Casa Blanca

WASHINGTON, 26 Jun. (Reuters/EP) -

El presidente de la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes, el republicano Darrel Issa, ha pedido directamente a la Casa Blanca los documentos relacionados a la operación policial 'Rápido y Furioso', que supuso la entrega de armas a los cárteles mexicanos de la droga para intentar localizar y detener a sus miembros y que acabó con el cargamento en manos de los criminales.

En una carta de siete páginas remitida al presidente estadounidense, Barack Obama, Issa ha cuestionado los privilegios ejecutivos del mandatario por haberse negado a entregar los documentos al Congreso que este jueves votará sobre si el fiscal general, Eric Holder, ha cometido desacato por no presentar precisamente esa documentación.

"Su recurso al privilegio significa una de dos cosas: o tanto usted como sus asesores de más alto rango estaban involucrados en la gestión de la operación 'Rápido y Furioso' y sus consecuencias... o usted está reafirmando un poder presidencial que sabe que no está justificado únicamente con el propósito de una mayor obstrucción de una investigación del Congreso", ha escrito Issa en su carta, datada el pasado lunes.

Aunque la Casa Blanca ha negado a avisar al Departamento de Justicia "la sorpresiva afirmación de privilegios ejecutivos ha aumentado las preguntas sobre el caso", ha dicho Issa.

Los republicanos controlan la Cámara de Representantes y algunos diputados han insinuado que hay algún tipo de encubrimiento de la información de la operación, que se llevó a cabo entre 2009 y 2011 y que estaba destinada a ayudar a los agentes federales a seguir el flujo de armas desde Arizona hacia México, donde se pensaba que cae en manos de los cárteles de la droga.

En cambio, los agentes estadounidenses han perdido la pista a muchas de las armas de fuego. Algunas de estas armas estaban involucradas en delitos, entre ellos, el asesinato de un agente de la Patrulla Fronteriza.

El domingo, Issa dijo que no tenía pruebas de que la Casa Blanca estuviera involucrada en el encubrimiento del caso o en el suministro de información engañosa al Congreso.

En una entrevista a "Fox News Sunday", Issa dijo que los documentos que son protegidos por la Casa Blanca ayudarían a proporcionar información acerca de cuántos representantes de alto nivel de la administración Obama sabían sobre una carta del Departamento de Justicia del 4 de febrero del 2011 en la que se negaba que se permitiera el ingreso de las armas a México.