16 de mayo de 2006

EEUU/México- Gobernadores de varios estados fronterizos creen que la Guardia sólo debe desplegarse por un período corto

PHOENIX (ESTADOS UNIDOS), 16 May. (EP/AP) -

Los gobernadores de varios estados fronterizos estadounidenses consideraron hoy que las fuerzas de la Guardia Nacional pueden desplegarse por un período corto de tiempo para aumentar la seguridad a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, pero advirtieron de que en el futuro el Gobierno federal necesita poner más agentes de inmigración en la frontera.

Las reacciones de los gobernadores vienen después de que el presidente norteamericano George W. Bush propusiera ayer mandar 6.000 soldados de la Guardia Nacional para reforzar la frontera y ganar el apoyo conservador en lo que se refiere a las leyes de inmigración.

La gobernadora demócrata de Arizona, Janet Napolitano, cree que la Guardia Nacional ayudará a las autoridades federales a centrarse en la seguridad de la frontera, pero quiere más agentes de inmigración en la frontera y considera que la Guardia Nacional no debería llevar a cabo las patrullas. "La gobernadora no está a favor de la militarización de la frontera, y tampoco parece que el presidente lo esté", señaló su portavoz, Jeanine L'Ecuyer.

En California, el gobernador republicano, Arnold Schwarzenegger, dijo que la Guardia Nacional debe ayudar por un período corto, aunque no cree que la protección de la frontera sea un papel apropiado para este cuerpo de seguridad. "California tiene miles de tropas de la Guardia Nacional en Irak y podría necesitarlas para proteger el Estado en caso de terremotos, inundaciones y otras emergencias. Si tienes 6.000 soldados en Irak y otros 6.000 en la frontera, ¿Qué nos queda?", afirmó Schwarzenegger.

El gobernador demócrata de Nuevo México, Bill Richardson, dijo que aprecia que el presidente "preste atención por fin" a los problemas de la frontera, pero se mostró escéptico con que el Gobierno lleve a cabo sus promesas. "Aquellos que viven a lo largo de la frontera necesitan desesperadamente más leyes para proteger a sus ciudadanos de los contrabandistas y del caos", dijo Richardson.

El gobernador republicano de Texas, Rick Perry, se mostró agradecido por la comprensión del gobierno de que la Guardia Nacional tiene un papel que desempeñar a lo largo de la frontera.