26 de octubre de 2006

EEUU/México.- Obispos de EEUU piden a Bush vetar la construcción del muro porque aumentará la muerte de inmigrantes

WASHINGTON, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), el obispo William Skylstad, ha pedido al presidente de Estados Unidos, George W. Bush que vete la construcción de un muro de seguridad a lo largo de más de 1.000 kilómetros en la frontera con México.

"Nos oponemos a esta legislación porque creemos que puede conducir a la muerte de más inmigrantes en su intento por entrar en Estados Unidos y aumentar los casos de violencia relacionados con el contrabando de seres humanos a lo largo de nuestra frontera", aseguró monseñor Skylstad en una carta enviada al presidente Bush.

Asimismo, consideró que la construcción del polémico muro enviará una "señal equivocada" a México y a la comunidad internacional, tras recordar que según un estudio gubernamental desde 1995 --cuando las autoridades empezaron a tomar medidas para frenar la inmigración-- se ha duplicado el número de inmigrantes fallecidos, hasta los 3.000.

"Desde nuestro punto de vista, la construcción de un muro en la frontera forzará a los inmigrantes, desesperados por encontrar un empleo para ayudar a sus familias, a buscar alternativas y caminos más peligrosos para entrar en el país, contribuyendo a un aumento de muertes, incluidos mujeres y niños", sentenció el obispo Skylstad.

La carta del presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos hace unos días. Sin embargo, esta mañana Bush firmó la ley que da paso a la construcción del muro. "Desafortunadamente no hemos tenido un control total de la frontera en décadas y por eso la inmigración ilegal ha ido en aumento", afirmó el presidente.

"Tenemos que hacer cumplir nuestras leyes, asegurar nuestras fronteras, y nos tomamos esa responsabilidad seriamente", añadió Bush durante el acto de firma, que ha tenido lugar en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca después de que el senador republicano Bill Frist y el representante Dennis Hastert enviaran el documento.