27 de abril de 2007

EEUU/Nicaragua.- EEUU niega que tenga una deuda de 17.000 millones con Nicaragua por los daños causados por la guerra

MANAGUA, 27 Abr. (EP/AP) -

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, negó ayer que su país deba a Nicaragua 17.000 millones de dólares (cerca de 12.500 millones de euros) por los daños causados por la guerra que financió contra el Gobierno sandinista en la década de los años 80.

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, ha dicho en varias ocasiones que durante su primer periodo de Gobierno (1984-1990) se presentó la demanda ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, que ordenó a Estados Unidos pagar una indemnización por los daños causados durante la guerra, al financiar a los opositores en su lucha contra el régimen sandinista (1980-1990).

El mandatario también ha dicho que su Gobierno acepta la actual ayuda estadounidense como "un abono" a la cantidad fijada supuestamente por el tribunal.

Sin embargo, Trivelli aseguró en una entrevista concedida a la cadena de televisión 'Canal 8' que ese es un tema cerrado, "nulo e inexistente" porque su país "nunca aceptó la jurisdicción del Tribunal" y señaló que la petición del Gobierno sandinista no fue de 17.000 millones, sino de 370 millones (unos 272 millones de euros).

Además, agregó que la presidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1996) que derrotó a Ortega en las elecciones de 1990, "retiró la demanda".

El diplomático manifestó, sin embargo, que su país está dispuesto a continuar con la ayuda a Nicaragua, que calculó en unos 1.800 millones de dólares (1.323 millones de euros) desde 1990. Y aseguró que, por ejemplo, la mitad de los 900 millones de dólares perdonados recientemente a Nicaragua por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), eran de Estados Unidos y que "el BID podía perdonar aun más dinero".

Respecto a la posición de Ortega de pedir la extradición del anticastrista, Luis Posada Carriles, acusado de atentar contra un avión cubano en 1976, el embajador recordó que éste fue puesto en libertad por un juez federal "contra los argumentos del Departamento de Justicia".

Aunque argumentó que Posada Carriles "está bajo arresto domiciliario con una pulsera electrónica de ubicación" y tiene otra audiencia en la corte a mediados de mayo que puede condenarlo a 40 años de cárcel por siete cargos criminales, pero no por terrorismo.

También explicó el embajador que no tiene cargos por ese delito "porque el incidente del terrorismo no tiene nexos con Estados Unidos". Cuba y Venezuela aseguran que Posada Carriles era un agente de la CIA.