5 de marzo de 2015

Un policía de Ferguson despedido y otros dos suspendidos por racismo

Un policía de Ferguson despedido y otros dos suspendidos por racismo
JIM YOUNG / REUTERS

WASHINGTON, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un oficial de Policía de la ciudad de Ferguson ha sido despedido y otros dos agentes han sido suspendidos por enviar correos electrónicos racistas, que fueron descubiertos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos a raíz de la muerte a tiros del adolescente negro Michael Brown, que se encontraba desarmado en el momento del suceso.

Así lo ha confirmado este miércoles el alcalde de Ferguson, James Knowles, quien ha advertido de que este tipo de comportamientos "no será tolerado" ni en el Departamento de Policía de Ferguson ni en ningún otro departamento, tal y como informa la cadena estadounidense NBC.

Estos correos electrónicos escritos por policías estaban cargados de prejuicios raciales. Uno escrito en el año 2008 decía que el presidente, Barack Obama, no podría seguir en el cargo mucho tiempo ya que "los negros mantienen su trabajo estable sólo cuatro años".

"Tenemos que hacerlo mejor, no sólo como ciudad, sino también como estado y como país", ha dicho Knowles en una breve rueda de prensa con los periodistas, en la que no ha aceptado preguntas.

EL FISCAL GENERAL DENUNCIA "SESGO RACIAL"

Estas declaraciones llegan horas después de que el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, denunciase que el "sesgo racial" en la Policía convirtió a la localidad de Ferguson en "un polvorín", a la vez que invitaba a las autoridades locales a emprender "acciones correctivas de forma inmediata".

Holder compareció ante los medios de comunicación para dar a conocer los detalles del informe elaborado por el Departamento de Justicia sobre la actuación de las fuerzas de seguridad tras la muerte del joven afroamericano Michael Brown a manos de un policía blanco.

El jefe del Ministerio Público explicó que "el sesgo racial implícito y explícito" en la Policía de Ferguson preparó el terreno durante años para que ocurriera un suceso como el del pasado 9 de agosto, que acabó con la vida de Brown.

"En un ambiente altamente tóxico, definido por la desconfianza y el resentimiento, avivado por años de malos sentimientos e incentivado por prácticas ilegales, no es difícil imaginar cómo un trágico incidente convirtió Ferguson en un polvorín", dijo.

Holder ha indicado que en Ferguson las violaciones de los derechos constitucionales de los habitantes por parte de los agentes era "una rutina", por lo que los enfrentamientos entre unos y otros "escalaron rápidamente y terminaron por cruzar la línea".

UN 93% DE LOS DETENIDOS ERAN NEGROS

Según el informe, a pesar de que la población afroamericana representa el 67 por ciento de los habitantes de Ferguson, un 93 por ciento de las detenciones realizadas entre 2012 y 2014 fueron a personas de dicha minoría racial.

Otro de los resultados muestra que los afroamericanos representan un 85 por ciento de las personas paradas por la Policía y que un 90 por ciento de las citaciones policiales fueron expedidas a vecinos negros.

"Ya es hora de que los líderes de Ferguson emprendan acciones correctivas de forma inmediata", ha instado Holder, alertando de que el Departamento de Justicia "se reserva todos los derechos de obligar a implementar los cambios básicos" en esta localidad de Misuri.

"Seguiremos firmes a la promesa de perseguir la justicia en cada casa, en cada circunstancia y en cada comunidad de Estados Unidos", ha recalcado el fiscal general, según ha informado 'The Washington Post'.